El Madrid rifa su posición en lo más alto tras caer con Villarreal

Del anhelo por el liderazgo en soledad en La LigaReal Madrid pasó a la necesidad aferrarse a la fortuna para no caer a la segunda posición. Esto a raíz de su derrota por 2-1 con Villarreal, en un atractivo juego en el Estadio de la Cerámica, que puso en peligro su terreno en lo más alto, el que, de manera parcial, comparte con Barcelona.

En el arranque del partido, no hubo lugar para las especulaciones. Pues el Submarino Amarillo dejó en claro que iba a ser avasallante con el Merengue y así lo fue con una postura muy adelantada, con el fin de acorralar a la visita y hacerse con el manejo inmediato de la pelota.

Luego de unas llegadas aisladas, los locales tardaron tan solo cinco minutos en dar el primer aviso claro por la ventaja. Después de un envío por bajo, desde la banda izquierda, Francis Coquelin apareció en el área e ingenió un taco, que impactó en el palo opuesto.

Tras esta ocasión, los Blancos se encendieron y elaboraron sus propias oportunidades para romper el cero. Primero, Vinicius generó peligro con un desborde por derecha, que forjó el despeje cerca del arco de Raúl Albiol, y después se animó con Karim Benzema y un tiro elevado. Eder Militao, a los 20 minutos, tuvo el gol en sus pies, de cara a la portería, pero no logró darle fuerza y precisión a su tiro.

Con las ocasiones por ambos lados, el encuentro pasó a ser de ida y vuelta. En el elenco de Quique Setién, Yeremi Pino no pudo superar en un mano a mano a Thibaut Courtois y Álex Baena tampoco darle puntería a un remate que salió cerca del ángulo derecho. El Real, por su parte, lo tuvo con Vini y un lanzamiento a solas con Pepe Reina, quien detuvo fenomenal.

Todo fue al complemento sin goles, en el que surgieron al instante. A los 47 minutos, el Merengue falló en una salida desde el fondo y los dueños de casa recuperaron para que, en pocos pases, Yeremi Pino recibiera por la izquierda del área y supere con su tiro al arquero belga.

Posterior al saque del medio, los de Carlo Ancelotti acariciaron una igualdad repentina, con un tiro desviado de Benzema. Sin embargo, el empate se dio a los 59′: el delantero galo se hizo cargo de un penal, cobrado por una mano del argentino Juan Foyth dentro del área, y fue eficaz con su ejecución, por bajo, a la derecha.

Sin desvanecerse, el Submarino Amarillo trató de mantener su postura, de lo que vio sus frutos a los pocos minutos. Es que un ataque propio, David Alaba se resbaló y tocó el balón con la mano, lo que ocasionó un tiro desde los doce pasos, que no desperdició Gerard Moreno con su esquinado disparo a la izquierda.

Con el marcador en favor del elenco de Setién, los últimos campeones se vieron obligados a aumentar sus esfuerzos para equilibrar el marcador, nuevamente. Pero solo se aproximó por medio Rodrygo, lo que no revistió de demasiada preocupación al local, que apostó a los contragolpes, aunque no supo sacarles jugo para liquidar las cosas.

Este resulta provoca que el Madrid quede atento al duelo entre el Atlético y Barcelona, ya que un triunfo catalán lo privará de seguir arriba y lo dejará como escolta, con sus actuales 38 puntos, misma cantidad que su clásico. Por su parte, Villarreal sonríe por su ubicación parcial en los puestos de clasificación a copas, con 27 unidades, desde el séptimo lugar.

Para retomar la acción por La Liga, los de Ancelotti deberán aguardar hasta el 22 de enero, con el duelo ante Valencia. Previo a este cotejo, afrontará la semifinal de la Supercopa de España contra Valencia y los octavos de la Copa del Rey ante el Submarino Amarillo, el 11 y 18 de este mes, respectivamente. (D)

Más Noticias