Croacia adoptó el euro y entró al espacio Schengen de libre circulación europea

Croacia adoptó en la medianoche del domingo el euro como divisa y se convirtió también en el 27º país del espacio Schengen de libre circulación casi una década después de haberse unido a la Unión Europea.

Con la entrada al nuevo año, el país balcánico abandonó su moneda kuna y pasó a ser el 20º miembro de la eurozona, además de integrarse en este espacio que permite a más de 400 millones de europeos circular sin pasaporte.

Croacia adoptó el domingo el euro y se integró en el espacio Schengen de libre circulación, dos hechos mayores para este pequeño país de los Balcanes independiente desde 1991 y miembro de la Unión Europea (UE) desde 2013.

A media noche del sábado (23H00 GMT), los croatas no solo se despedieron de 2022, sino también de su moneda nacional, la kuna. El país se convertiró así en el vigésimo país de la zona euro, de los 27 que forman la UE.

También será el 27º país del espacio Schengen, una amplia zona de libre circulación para los 400 millones de habitantes que comparten sus fronteras internas. Esa zona está integrada principalmente por países de la UE y por Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein.

Croacia se independizó en 1991 de Yugoslavia tras una guerra en que murieron unas 20.000 personas y desde julio de 2013 forma parte de la UE.

La entrada en la zona euro y el espacio Schengen representan “dos objetivos estratégicos para lograr una mayor integración en la UE”, destacó el miércoles el primer ministro conservador, Andrej Plenkovic.

“El euro aportará seguramente una mayor estabilidad y seguridad” económica, dijo a la AFP Ana Sabic, una dirigente del banco central croata.

Ante la actual crisis energética, acentuada por la guerra de Ucrania, la economía croata sufrió en noviembre una inflación del 13,5%, superior al 10% de media de la zona euro.

Vista general de la apertura del paso fronterizo para la entrada de Croacia en el Espacio Schengen sin controles de la UE, en Bregana, Croacia, el 1 de enero de 2023 (REUTERS)Vista general de la apertura del paso fronterizo para la entrada de Croacia en el Espacio Schengen sin controles de la UE, en Bregana, Croacia, el 1 de enero de 2023 (REUTERS)

Temor de una subida de los precios

Según Babic, todos los sectores de la sociedad, tanto los particulares como las empresas, se beneficiarán de la adopción del euro gracias a la disminución del riesgo en los tipos de cambio y a mejores condiciones en los préstamos.

El euro ya está muy presente en un país turístico como Croacia, donde el 80% de los depósitos bancarios están en esa divisa y la mayoría de clientes internacionales de sus empresas proceden de países que utilizan la moneda única.

No obstante, la población de a pie teme que el cambio de moneda acentúe la inflación.

“Echaremos en falta nuestra kuna, dado que los precios aumentarán de manera explosiva”, lamenta Drazen Golemac, de 63 años, un habitante jubilado de la capital Zagreb.

“Nada cambiará el 1 de enero, todo está calculado en euros desde hace dos décadas en cualquier caso”, replica Neven Banic, un empleado.

En cambio, la mayoría de los croatas se felicitan por el final de los controles fronterizos con la entrada en el espacio Schengen.

Esta decisión también fortalecerá el sector turístico en un país que durante el último año recibió un número de visitantes cuatro veces superior al de su población, de casi 4 millones de habitantes.

Un total de 73 puestos fronterizos cerrarán el domingo.

En el caso de los aeropuertos, el final de los controles se producirá el 26 de marzo, por motivos técnicos.

Pero Zagreb vigilará en cambio de manera restrictiva la llegada de migrantes clandestinos desde países vecinos que no forman parte de la UE, como Bosnia, Montenegro y Serbia.

Croacia se encuentra en medio de la ruta de los Balcanes occidentales, utilizada por muchos migrantes, así como por traficantes de armas, de drogas y de seres humanos.

La migración clandestina disminuyó en los últimos años debido a la pandemia del covid-19.

El país registró, sin embargo, entre enero y octubre de 2022 la llegada de unos 30.000 migrantes en situación irregular, un 150% más respecto al mismo periodo del año pasado.

Fuente: Infobae

Más Noticias