• agosto 13, 2022

Un manual de la Unesco enseña a la prensa cómo informar de violencia machista

 Un manual de la Unesco enseña a la prensa cómo informar de violencia machista
Comparte en tus redes

La Unesco presentó este viernes su primer manual para orientar a la prensa sobre cómo informar de la violencia cometida contra mujeres y niñas, en el que se pide tratar esos casos como una problemática social y una cuestión de derechos humanos.

La guía está disponible de momento en inglés y francés y a partir del año que viene también en español y árabe, y fue lanzada en el marco de la Conferencia General que desde el día 12 y hasta el 27 fija el programa y el presupuesto de la Unesco para los próximos dos años.

El documento constata que cerca de una de cada tres mujeres en el mundo ha padecido violencia física o sexual por parte de su pareja, que el 38 % de los asesinatos de mujeres son cometidos por la pareja o expareja, o que al menos 200 millones de niñas y mujeres han sufrido una mutilación genital en un total de 30 países.

El texto puede consultarse en la web de la Unesco y según su editora, la lusoargentina Mirta Lourenço, su principal recomendación es que los medios dejen de abordar esos sucesos como si fueran casos personales y los enfoquen con el contexto adecuado como un problema que afecta a todos.

“El periodismo tiene la fuerza de poder transformar la sociedad a través de las representaciones mediáticas, de influir y hacer que la gente tome conciencia”, explica a Efe.

El manual “Informar sobre la violencia contra niñas y mujeres” habla sobre casos de abuso sexual, tráfico de inmigrantes, matrimonios forzados, acoso por internet o los llamados crímenes “de honor”, entre otros, e incluye un glosario para dejar claros los términos apropiados.

No tiene la misma fuerza hablar de relación sexual no consentida que de violación, añade esa guía, que anima a poner al agresor como sujeto de las frases (Un hombre ha violado a una mujer) y no a la víctima (Una mujer ha sido violada).

En general, según Lourenço, la cobertura tiende a proteger a las personas influyentes cuando son los agresores, y la falta de recursos, conocimiento o tiempo de los periodistas no ayuda a dar a esos temas el enfoque pertinente.

La guía está dirigida a periodistas de todo el mundo, porque incluso en medios reconocidos y responsables o en países como España, donde hay “mucha concienciación”, se encuentran artículos donde falta el ángulo de verlo como una cuestión de derechos humanos, concluye. EFE