• agosto 12, 2020

Quito será declarada «Zona de Convivencia Interreligiosa»

 Quito será declarada «Zona de Convivencia Interreligiosa»
Comparte en tus redes

La capital de Ecuador, Quito, será declarada este miércoles «Zona de Convivencia Interreligiosa», en un acto que contará con la participación de líderes de diferentes religiones que buscan impulsar la convivencia entre los credos de la urbe.

Bajo la denominación de «Acuerdo de Quito», esta declaratoria será suscrita en el Salón de la Ciudad, perteneciente al Municipio capitalino, por representantes de la Arquidiócesis Primada de Quito, del Consejo Nacional de Libertad e Igualdad Religiosa (CONALIR), de la Confraternidad Evangélica Ecuatoriana, y de la Comunidad Judía de Ecuador.

El documento será firmado por los dirigentes de las mencionadas organizaciones y denominaciones religiosas presentes en Quito, en un acto simbólico en el que también se entregarán preseas en reconocimiento al mérito a distinguidas autoridades, indica un comunicado remitido por los convocantes.

De acuerdo a los organizadores, el evento se desarrollará en consonancia con la «Declaración de Córdoba para Latinoamérica y el Caribe», firmada el 30 de octubre de 2017.

En aquella ocasión, líderes de distintos credos religiosos expresaron su compromiso por la búsqueda de la paz y el diálogo en América Latina, en una ceremonia que se celebró en la Universidad Católica de Uruguay.

La declaración de Quito será el punto de partida «para la creación y profundización de programas y proyectos que promuevan esta convivencia interreligiosa en Ecuador y toda Latinoamérica y el Caribe, que es un signo de bendición», reza el comunicado.

En ese sentido, los líderes religiosos se muestran «conscientes de que han habido épocas y zonas de América Latina y el Caribe, con distintos grados de incomprensión entre nuestras comunidades».

Pero al mismo tiempo subrayan que la capital ecuatoriana, que recientemente fue escenario de intensos disturbios, es «un ámbito bendecido con una enorme pluralidad de culturas, ideas, razas e idiosincrasias».

Y por ello, precisan, «nos sentimos obligados a aportar a nuestra sociedad un modo de vincularnos desde una mayor fraternidad, siendo iguales entre todos, libres como ciudadanos y como criaturas que portamos los sagrado y puro de la vida». EFE

Más noticias