• agosto 7, 2022

Quito amanece sin manifestantes y con poco transporte público

 Quito amanece sin manifestantes y con poco transporte público
Comparte en tus redes

Sin un servicio de transporte público fluido, con un pasaje incrementado en $0.10, sin indígenas bloqueando vías o manifestantes exigiendo la derogatoria de las medidas económicas anunciadas es como amaneció Quito este jueves, luego de ocho días de paralizaciones.

En los alrededores de la Casa de la Cultura y del parque de El Arbolito fue evidente la reducida cantidad de vehículos estacionados e indígenas desayunando. La mañana de ayer a estas mismas horas y en el mismo lugar eran cientos los indígenas que se alimentaban.

En las instalaciones de la Casa de la Cultura estarían desde la noche del pasado miércoles líderes indígenas analizando las propuestas realizadas por el Ejecutivo como parte de un paquete de compensaciones por el retiro de subsidios del combustible.

Entre la tarde y noche del miércoles último, una vez que concluyó la marcha indígena por el centro histórico de Quito, en la vía Oriental y en la autopista General Rumiñahui fueron vistas decenas de camionetas y camiones transportando indígenas que regresaban a sus comunidades de origen.

En las vías circundantes a la Casa de la Cultura, a la Asamblea Nacional y a la Contraloría se puede ver una gran cantidad de basura acumulada en las veredas y en las vías. Un carro de limpieza de la Empresa Municipal de Aseo trataba de despejar de restos de llantas y palos quemados existentes sobre la vía exclusiva  de la Ecovía.

Aún hay poco transporte

Pese a que ya hay algunos transportes públicos que han decidido salir a laborar en las calles, aún es visible personas caminando hacia sus destinos y largas filas de ciudadanos en los sistemas de transporte municipal que laboran con relativa normalidad. 

Los pocos indígenas que se ven en las vías del norte de la ciudad habrían pernoctado en las instalaciones de la Universidad Salesiana y Universidad Católica que están sobre la 12 de Octubre. (I)

Fuente: El Universo