• octubre 5, 2022

Protesta sindical sería el primer ‘termómetro’ para medir el respaldo al posible referéndum presidencial

 Protesta sindical sería el primer ‘termómetro’ para medir el respaldo al posible referéndum presidencial

Quito, 12 de septiembre de 2022. Rueda de prensa por parte del Frente Unitario de Trabajadores encabezado por Ángel Sánchez y el Asambleísta Delfín Quishpe para hablar sobre la situación del proyecto del Código Orgánico de Trabajo presentado en la Asamblea Nacional y el llamado a medidas de hecho el 21 de septiembre. API/JUAN RUIZ CONDOR Foto: El Universo

Comparte en tus redes

La movilización nacional de los gremios sindicalistas será el primer termómetro popular de apoyo o rechazo a la propuesta de referéndum y posible consulta popular que propone el presidente de la República, Guillermo Lasso.

Para este miércoles, 21 de septiembre, pasadas las 16:00, el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), el Frente Popular, la Unión Nacional de Educadores (UNE) y otras organizaciones afines preparan una protesta nacional que surgió con la consigna de exigir al Gobierno nacional el pago de la deuda “histórica” con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y que el Consejo Nacional Electoral (CNE) convoque a un proceso electoral para elegir al vocal representante de los afiliados ante el consejo directivo del seguro social.

Pero a estos propósitos se uniría el rechazo a la iniciativa de enmendar la Constitución para aplicar políticas en materia de seguridad ciudadana e institucionalidad, y que está en trámite de la Corte Constitucional (CC) para que emita un dictamen de constitucionalidad de las ocho preguntas.

El presidente del Frente Popular, Nelson Erazo, recordó que esta manifestación social se anunció antes que la propuesta de enmienda y su objetivo es “levantar una lucha en defensa del IESS”.

“El Gobierno le adeuda $ 24.000 millones, por lo que hemos levantado esta postura: para exigir un plan de pagos a la deuda con el IESS, que es el elemento central. Otro elemento es el de recuperar el delegado de los afiliados al consejo directivo del Instituto”, explicó Erazo.

Rechazó el ofrecimiento que hizo el Ejecutivo este 15 de septiembre de realizar un pago de $ 300 millones al IESS, provenientes de la devolución del impuesto al valor agregado (IVA), pues dice que es “una patada de ahogado”.

https://buy.tinypass.com/checkout/template/cacheableShow?aid=D8b6TuHSpu&templateId=OT0PBG85V9SB&offerId=fakeOfferId&experienceId=EXI0033GKD2O&iframeId=offer_948060b0da843264037f-0&displayMode=inline&pianoIdUrl=https%3A%2F%2Fid.tinypass.com%2Fid%2F&widget=template&url=https%3A%2F%2Fwww.eluniverso.com

En tanto, al conocer las ocho preguntas de referéndum, Erazo no cree que los problemas nacionales se solucionen en las urnas. “No se han tomado medidas estructurales, por lo que la consulta popular es un tiro al aire. Y hemos señalado que este es un Gobierno incapaz, indolente. Y estamos llamando a votar ‘no’, de darse la posibilidad”, añadió el dirigente.

La presidenta de la UNE, Isabel Vargas, tiene un criterio en la misma línea, y recordó que la convocatoria para el próximo miércoles es para defender al IESS y levantar su voz en contra de la propuesta de plebiscito.

“En esta movilización rechazaremos las políticas neoliberales, y nuestra posición en cuanto a la consulta popular es decirle: ‘No, porque son preguntas mañosas’. Es una consulta infructuosa”, dijo.

La representante del magisterio consideró que la propuesta presidencial “es como una suerte para oxigenarse y seguir aplicando sus medidas neoliberales”.

El ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, reconoció que hay opiniones contrarias a esta propuesta; pero, de ser calificada por la Corte Constitucional, será la ciudadanía la que se pronuncie.

“La oportunidad de cada una de las preguntas es absoluta. Que a algunos les gusta y a otros no, por diferentes razones y objetivos, tiene que ver con la subjetividad de cada uno. Pero aquí será el pueblo el que se pronuncie al final”, anotó en declaraciones a periodistas.

La jornada de los activistas se iniciará en Quito pasadas las 16:00. Tendrá como sede la Caja del Seguro Social y avanzará hasta la plaza de Santo Domingo. (I)

Fuente: El Universo