• agosto 7, 2022

¿No usar mascarilla influenció en el aumento de contagios?

 ¿No usar mascarilla influenció en el aumento de contagios?

El COE Nacional ratificó el uso de mascarillas en espacios cerrados. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Comparte en tus redes

El COE Nacional informó este martes 26 de julio sobre el incremento en casos de covid-19, en especial en grupos de jóvenes de 15 a 19 años y de menores de un año. En la última semana hubo un aumento de 4 186 casos. Se pasó de 12 617 diagnósticos a 16 803. Frente a eso, dos médicos explican si el fin de la obligatoriedad del uso de mascarilla influenció en el aumento de contagios y cuáles son las acciones necesarias.

Frente a la existencia de nuevas variantes más contagiosas, la única estrategia efectiva que evita la transmisión es la mascarilla, señala el epidemiólogo Daniel Simancas. “Sin lugar a dudas, el retiro de las mascarillas, los mensajes de relajación hacia la población y la irresponsabilidad ciudadana en cuanto a la bioseguridad han hecho que tengamos bajas coberturas de los refuerzos de las vacunas y altos niveles de contagio”.

Con el retiro de las mascarillas, los contagios se dan principalmente en espacios cerrados o mal ventilados, señala el especialista. Por ejemplo, menciona bares, discotecas, reuniones sociales, eventos masivos, aglomeraciones, manifestaciones, entre otros.

El tiempo de permanencia en un lugar cerrado sin mascarilla es clave para un contagio, indica Simancas. “Antes solíamos ira las reuniones con mayor precaución. Quizás nos retirábamos la mascarillas para comer o beber algo. Pero ahora hemos normalizado el mal uso o el no uso de cubrebocas”, dice el médico.

Hábitos quedaron de lado

Lo mismo sucede con el contacto físico, dice. “Saludamos con besos y abrazos; y damos la mano sin temor. ¿Cuántas veces nos lavamos las manos al día?, ¿alguien sigue llevando su alcohol para desinfectarse las manos?, la respuesta en la mayoría de los casos es no”, enfatiza Simancas.

En espacios cerrados, señala, no debió retirarse el uso de mascarilla. Esa disposición, dice, se dio a pesar de que ya existían nuevas variantes o subtipos. En lugares cerrados, en cambio, es prudente no usar cubrebocas cuando la positividad cae a menos de 10 o 5%. “Ahí podemos decir que tenemos controlado el virus”.

Al principio, dejar de usar mascarilla en sitios abiertos y cerrados tenía sentido por las tasas bajísimas de contagios que había, señala la experta en biotecnología Jhommara Bautista. La mayoría de personas, recuerda, ya tenían tres dosis de vacunas y con eso fue posible regresar a la normalidad parcial. “El problema fue cuando era momento de aplicarse la cuarta dosis“.

Bautista señala que solo el 5,6% de la población tiene su segundo refuerzo. Eso, dice, se suma a que en la época de invierno muchos asumieron que tenían una gripe y en realidad era covid. Además, el no usar mascarilla y el dejar de hacer pruebas de diagnóstico ha provocado que nuevamente los casos repunten. Por ello, la médica señala que es necesario tomar conciencia y cuidarse más. (D)