• septiembre 16, 2021

Niños y pandemia: aumentaron las emergencias de salud mental y los ingresos a hogares de acogida

 Niños y pandemia: aumentaron las emergencias de salud mental y los ingresos a hogares de acogida

Entre las víctimas invisibles de los estragos de COVID-19 se encuentran las legiones de niños adoptivos para quienes los servicios básicos y el apoyo fueron suspendidos durante meses (Getty Images)

Comparte en tus redes

La pandemia ha dejado otras víctimas que los investigadores empiezan a descubrir a medida que avanzan en sus exploraciones. Más allá de la pérdida escolar, la ausencia de contacto social, la carencia de contención de la familia ampliada en la totalidad de la población infantil mundial, empiezan a vislumbrarse deterioros aledaños en infancias particulares que se visibilizan a partir de estudios y conclusiones. Por ejemplo, el Consejo de Europa, entidad perteneciente a la Unión Europea, ha emitido un documento que pone el acento sobre la ausencia o reducción de la protección de los niños en situación de marginalidad familiar, especialmente los huérfanos anteriores, los que emergieron por la pandemia, aquellos que se vieron en situación de abandono por enfermedad de sus cuidadores o quienes ya en una entidad de acogida, vieron mermados o impactados su derechos.

Human Rights, entidad sin fines de lucro a nivel global, emitió un informe que han replicado decenas de entidades regionales y locales en distintos lugares del mundo, en el que indicó que la pérdida generalizada de empleos e ingresos y la inseguridad económica entre las familias aumenten las tasas de trabajo infantil, explotación sexual, embarazo adolescente y matrimonio infantil. El estrés en las familias, en particular las que vivieron bajo cuarentenas y encierros, ha aumentando la incidencia de la violencia doméstica.

Vanessa Brunetta no tuvo hogar. A los ocho años, la habían colocado en un hogar de acogida; en ese primer año, fue trasladada a través de cuatro hogares diferentes. En la escuela secundaria, el número había aumentado a ocho.

A pesar de todo, y de sentirse “invisible, inaudible y sin importancia”, como ella misma se define, obtuvo un promedio de calificaciones extraordinarias en The Bishop’s School, una de las escuelas secundarias privadas más prestigiosas de San Diego, y la admisión a la Universidad de California, Los Ángeles, la entidad con más solicitudes de ingreso en los Estados Unidos. Su graduación de Bishop’s iba a ser una auténtica celebración.Las entidades que desarrollan estudios sobre la pérdida de seguimiento a los niños en situación de violencia tienen un desarrollo menor en ambientes de mayor riesgo (Getty Images)Las entidades que desarrollan estudios sobre la pérdida de seguimiento a los niños en situación de violencia tienen un desarrollo menor en ambientes de mayor riesgo (Getty Images)

Excepto, por supuesto, que esta historia tiene lugar durante la era de COVID-19. Resultó que no hubo ceremonia, no hubo oportunidad de cruzar el escenario para que su familia adoptiva de los últimos tres años, a quien Vanessa había llegado a amar mucho, la viera. En una vida de caos, incluso una pequeña porción de normalidad no iba a ser posible.

Entre las víctimas invisibles de los estragos de COVID-19 se encuentran las legiones de niños adoptivos para quienes los servicios básicos y el apoyo fueron suspendidos durante meses. Se dejaron de lado las cuestiones financieras, emocionales, educativas, sociales e incluso algunas cuestiones básicas de vivienda; el propio sistema de cuidado de crianza se vio abrumado por cierres de tribunales y retrasos relacionados con virus. El cuidado de la salud mental, tan crítico para los niños pequeños dentro de estos esquemas, se limitaba a menudo a llamadas o reuniones de Zoom. La incertidumbre sobre el futuro, siempre una realidad en el sistema, se convirtió en la moneda del reino.

Chicago vio un aumento del 33% en la cantidad de niños que ingresaron al cuidado de crianza. Mientras tanto, estados como California, Kansas y Florida notaron una disminución en los informes de abuso infantil. Un informe de los CDC también señaló menos visitas al departamento de emergencias relacionadas con el abuso infantil durante la pandemia. “No es que esté sucediendo menos -afirmó en este marco Moisés Barón, director ejecutivo del Centro para Niños de San Diego-. Es solo que se perdieron las supervisiones que interactúan con los jóvenes”. Allí se ha experimentado una disminución de aproximadamente un 10% en la cantidad de niños que ingresan en hogares desde julio del año pasado, según Stephen Moore, director de programas de Voices for Children, una organización sin fines de lucro que apoya a pequeños en estas situaciones. Para algunos expertos, esa es una indicación directa de que el abuso en el hogar no se ha denunciado durante el reinado de COVID-19. Un análisis de datos de Associated Press encontró que se reportaron 200.000 investigaciones menos de abuso y negligencia infantil durante la pandemia, una reducción del 18% con respecto al 2019.

“Se espera que esos números aumenten -indica Moore, a medida que los niños vayan regresando a la escuela y se involucren más con los acompañantes oficiales, los maestros, entrenadores y terapeutas que están legalmente obligados a denunciar el abuso”. Se ha demostrado que la inseguridad financiera en las familias está asociada con el abuso.

Cifras imprecisas“Se espera que esos números aumenten -indica Moore-, a medida que los niños vayan regresando a la escuela y se involucren más con los acompañantes oficiales, los maestros, entrenadores y terapeutas que están legalmente obligados a denunciar el abuso” (EFE)“Se espera que esos números aumenten -indica Moore-, a medida que los niños vayan regresando a la escuela y se involucren más con los acompañantes oficiales, los maestros, entrenadores y terapeutas que están legalmente obligados a denunciar el abuso” (EFE)

Las entidades que desarrollan estudios sobre la pérdida de seguimiento a los niños en situación de violencia tienen un desarrollo menor en ambientes de mayor riesgo. Los niños huérfanos son particularmente vulnerables a la trata y otras formas de explotación, incluida la explotación sexual, la mendicidad forzada, la venta de bienes en las calles y otro tipo de trabajo infantil. Los niños mayores a menudo abandonan la escuela para tratar de mantener a sus hermanos menores.

El año pasado también ha tenido un gran impacto emocional y mental en los niños de crianza. Privados del contacto con sus hermanos naturales o familias, a menudo sin ningún sentido de apoyo, han experimentado un aumento de la ansiedad, la depresión y los sentimientos de aislamiento. “Si pensamos en la pandemia como un trauma comunitario -indica Baron– nuestros jóvenes de crianza, debido a las vulnerabilidades que ya han experimentado y su historial previo de trauma y desafíos de desarrollo, realmente se han visto afectados de una manera más significativa”.

En un estudio de John Burton Advocates for Youth (JBAY) de aproximadamente 600 personas de entre 18 y 24 años que estaban en hogares de acogida o habían experimentado la falta de vivienda, cuatro de cada cinco dijeron que el COVID-19 tenía un impacto importante en su salud y bienestar mental, mientras que el 27% informó sentirse “deprimido o sin esperanza” casi a diario desde que comenzó la pandemia. Mientras tanto, un informe de los CDC en noviembre pasado señaló un aumento del 24% en las emergencias relacionadas con la salud mental para niños de 5 a 11 años, y un aumento del 31% entre los jóvenes de 12 a 17 años.

Los defensores judiciales, en algunos casos, han tenido que encontrar formas creativas de involucrar a los niños en hogares de manera virtual, incluso ayudarlos con herramientas y acceso al aprendizaje remoto. Es un gran problema: según la encuesta JBAYel 100% de los estudiantes informaron que la pandemia afectó negativamente su educación. Más de una cuarta parte dijo que dejó de asistir a clases; uno de cada ocho abandonó la escuela por completo.El número de adopciones realizadas por el Servicio Nacional de Menores de Chile, en medio de la crisis sanitaria, fue casi la mitad de las concretadas durante el año anterior (EFE)El número de adopciones realizadas por el Servicio Nacional de Menores de Chile, en medio de la crisis sanitaria, fue casi la mitad de las concretadas durante el año anterior (EFE)

“La terapia es común para los niños en hogares de crianza temporal -explica Moore-, pero el año pasado significó una fuerte reducción en el acceso a dichos servicios. La terapia en persona y el contacto humano es vital para los jóvenes de crianza”. “Para estos niños, tener a alguien que se esfuerce por verlos es increíble”, señala Kelly Douglas, directora ejecutiva de Voices for Children.

El otoño pasado, Vanessa Brunetta se matriculó en UCLA con planes de especializarse en sociología y comunicación. Se convirtió en una de los aproximadamente 600 estudiantes que viven en el campus, bajo la provisión de vivienda de emergencia de la escuela para aquellos que no tienen a dónde ir. Ocasionalmente bloqueada por las restricciones del COVID-19, “Me recordó el impacto emocional de estar en hogares de acogida donde sentía que había gente a mi alrededor físicamente, pero estaba sola”, dice.

Le preocupa cómo pagar la comida y extraña la compañía de su familia de acogida de la escuela secundaria. “Los jóvenes adoptivos, realmente extrañan una unidad familiar estable”, dice Vanessa. A nivel universitario, eso puede significar no tener un hogar para las vacaciones, nadie para ayudar o para abrir una cuenta de ahorros. Críticamente, también puede significar nadie]con quien hablar cuando las cosas son difíciles. “A veces todo lo que necesitamos es alguien con quien enojarnos y que comprenda”, completa.

En este escenario también se han producido alteraciones en los procesos de adopción. El número de adopciones realizadas por el Servicio Nacional de Menores de Chile, en medio de la crisis sanitaria, fue casi la mitad de las concretadas durante el año anterior. En España los procesos de adopción suelen prolongarse de dos a cuatro años pero el COVID-19 está provocando que se alarguen entre seis y nueve meses más. El jefe del área de adopciones de la Comunidad de Madrid, Antonio Ferrandis, explica que “en la primera mitad del año apenas han llegado 27 niños, menos de la mitad de lo que en ese semestre esperaríamos haber recibido”. Aún así, internacionalmente el coronavirus no ha frenado el ritmo de solicitudes para adoptar. En Argentina el RUAGARegistro Unico de Aspirantes con Fines Adoptivos, informó que en 2020 se inscribieron 410 aspirantes y en lo que va de 2021 ya se sumaron 256.

La experiencia ha demostrado que el resguardo de derechos en este tiempo se ha enfocado en un “hacer artesanal de los profesionales abocados -asegura Mario Elaride, juez de infancia de la comuna de Santiago, en Chile-. No siempre se cuenta con el respaldo de la normativa para proteger los derechos esenciales”.