León Roldós: Transparencia, esencial

 León Roldós: Transparencia, esencial

León Roldós

Comparte en tus redes

Si en un cuarto de hora es indispensable la reserva en la gestión pública, por circunstancias que podrían justificarla, luego todo debe publicarse, inclusive los motivos para la reserva temporal, a fin de que se evalúe si fue necesaria aquella. Esto aplica a la negociación de acciones del Banco del Pacífico, de ser procedente.

La transparencia también tumba culebrones, como el que desde el correato se echa, de que atrás de esa negociación está Lasso para apropiarse del Pacífico y juntarlo con el Banco Guayaquil.

Y también está el culebrón de acusar que Nebot estuvo involucrado en la inversión del Puerto de Posorja, que se suponía iba a beneficiarse de la baja de carga que se movilice por los puertos ya en servicio en el brazo de mar que llega a Guayaquil.

La realidad es otra. Nebot impulsó el dragado del canal de acceso a las terminales portuarias marítimas de Guayaquil, a fin de aumentar la profundidad, para pasar de 9,6 metros a 12,5 metros, eliminando los obstáculos del sitio Los Goles –desde la boya 7 a la 13–, lo que, ya realizado, está incrementando los volúmenes de carga por los puertos que están junto al brazo de mar: el Puerto Marítimo de Guayaquil –antes conocido como Puerto Nuevo–, el Terminal Portuario Guayaquil –TPG-SAAM– y otros, consiguiendo que las navieras –que además, asumen los costos de la inversión– sigan entrando a Guayaquil.

También se inició la rehabilitación de las esclusas en el estero Cobina, para la navegación entre el brazo de mar y el río Guayas, esclusas que se dañaron más de 10 años atrás y no se rehabilitaron, lo que está por concluirse, con lo cual la navegación entre el brazo de mar y los puertos de Guayaquil y Durán, junto al río, no tendrá que ser por el golfo, más de 9 horas –aproximadamente 118 km–, sino que se reduciría a no más de dos horas –aproximadamente 16 km– con múltiples beneficios también para la navegación fluvial.

En la lucha contra la corrupción, la sentencia de casación contra Correa y los de su entorno, así como contra empresarios, contraparte de las inconductas sancionadas, con un excelente trabajo de la fiscal Diana Salazar y una correcta actuación del procurador Íñigo Salazar, con los antecedentes de la investigación que denominaron ‘Arroz verde’ Fernando Villavicencio y Christian Zurita, con el apoyo de Mil Hojas, marca la vía que debe seguirse.

Sin embargo, frente a la expectativa de castigar a la corrupción, no solo están los ilícitos en las compras públicas, sino que se multiplican aun desde las empresas privadas –en días recientes, están los casos de las compañías Delcorp y Ecuagran, con emisión de obligaciones que causarán pérdidas de decenas de millones a las entidades de la Seguridad Social y a otros inversionistas– porque su documentación en el portal de la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros, incluyendo informes de comisarios, auditores y calificadoras de riesgo, han sido puro cuento.

Pido severidad para administradores y abogados responsables de informaciones falsas, que se presentan a la Superintendencia, y contra auditores y comisarios, así como para calificadoras de riesgo, que solo firman textos de informes, como formato. (O)

Fuente: El Universo

Más noticias