Hera, la ambiciosa misión de defensa planetaria de la ESA contra asteroides peligrosos

 Hera, la ambiciosa misión de defensa planetaria de la ESA contra asteroides peligrosos

En la películas de Hollywood el ser humano siempre encuentra la forma de salvar a la Tierra frente a la amenaza de un asteroide.

Comparte en tus redes

Eso es ficción ya que actualmente no se cuenta la tecnología para destruir o desviar estas rocas espaciales. Pero esto puede cambiar en el futuro.

Hera -que debe su nombre a la diosa griega del matrimonio-, es una ambiciosa misión de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), que forma parte de un proyecto científico de desvío de asteroides, concebido para llevar a cabo la exploración continuada de un sistema binario.

Hera será, junto a la nave DART (Double Asteroid Redirection Test) de la NASA, la primera sonda enviada por la humanidad a un sistema binario de asteroides, una categoría poco comprendida y que constituye alrededor del 15% de todos los asteroides conocidos.

La misión de la ESA constituye la aportación europea a una colaboración internacional de defensa planetaria formada por científicos europeos y estadounidenses denominada AIDA (Asteroid Impact & Deflection Assessment), detalla Europa Press.

La sonda espacial DART, que será lanzada en julio de 2021, impactará en el menor de los dos cuerpos celestes. A continuación, Hera llevará a cabo un estudio de seguimiento detallado tras el impacto a fin de convertir este experimento a gran escala en una técnica de desvío de asteroides bien caracterizada y repetible.

Al mismo tiempo, Hera demostrará varias tecnologías novedosas, como la navegación autónoma alrededor del asteroide -parecida a la de los vehículos sin conductor en la Tierra-, y recopilará datos fundamentales para ayudar a científicos y planificadores de misiones futuras a comprender mejor la composición de los asteroides y su estructura.

Hera también desplegará por primera vez en el espacio profundo CubeSats europeos (minisatélites construidos a partir de cubos de 10 cm de lado) para estudiar el asteroide de cerca, incluida la primera investigación de radar que estudiará el interior de un asteroide – empleando una versión actualizada del radar utilizado en la misión Rosetta de la ESA.

Los dos CubeSats acabarán aterrizando en los asteroides, aprovechando así la oportunidad de tocar su superficie. Los datos de acelerómetro adquiridos durante los choques a baja gravedad resultantes deberían ofrecer más información sobre las características de los asteroides, así como una experiencia práctica sobre las operaciones a baja gravedad para futuras misiones de minería de asteroides.

Hera, cuyo lanzamiento está previsto para octubre de 2024, viajará a Didymos, un asteroide binario cercano a la Tierra. Alrededor del objeto principal, del tamaño de una montaña y con 780 metros de diámetro, gira una luna de 160 metros, que recibió oficialmente el nombre de Dimorphos en junio de 2020 y que tiene aproximadamente el tamaño de la gran pirámide de Giza.

Se espera que el impacto cinético de DART sobre Dimorphos en septiembre de 2022 altere su órbita alrededor de Didymos y cree un cráter sustancial. Esta luna será el primer objeto celeste cuyas características físicas y orbitales se vean alteradas intencionadamente por la intervención humana. Hera llegará al sistema de Didymos a finales de 2026 para pasar al menos seis meses estudiándolo de cerca.

El control de la misión de Hera tendrá su base en el Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) con sede en Darmstadt (Alemania), que también albergará el nuevo programa Seguridad y Protección del Espacio, de la ESA, del cual Hera forma parte. (I)

Más noticias