• septiembre 25, 2022

Guillermo Lasso mantuvo primera reunión con el Secretario General de la ONU

 Guillermo Lasso mantuvo primera reunión con el Secretario General de la ONU

El presidente Guillermo Lasso mantuvo una primera reunión con el secretario General de la ONU, António Guterres. Foto: Twitter

Comparte en tus redes

Durante la jornada del martes 20 de septiembre de 2022, el Presidente de Ecuador mantuvo una serie de reuniones en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En estas jornadas de trabajo, el Mandatario abordó el tema de la migración venezolana y la participación de Ecuador como miembro no permanente del Consejo de Seguridad.

La primera reunión que mantuvo el presidente Guillermo Lasso fue con el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Antonio Vitorino, con quien se abordó el tema de la migración venezolana hacia Ecuador.

La Secretaría de Comunicación señaló que producto de esta reunión, Ecuador fue destacado como un país “campeón en el pacto mundial para una migración segura y ordenada”.

En ese sentido, la OIM ratificó su apoyo para crear condiciones para el desarrollo sostenible de Ecuador. El ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, Juan Carlos Holguín, también agregó que en esta cita se analizaron proyectos de integración para los migrantes y refugiados en materia de salud, educación, entre otros.

Reunión con António Guterres

Como antesala a esta cita, Lasso también mantuvo un encuentro con el secretario General de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres para tratar sobre la participación de Ecuador como miembro no permanente del Consejo de Seguridad desde enero de 2023.

El Primer Mandatario señaló que Ecuador está comprometido con la “defensa del multilateralismo, la libertad, la democracia y la resolución de conflictos sobre la base del diálogo”.

También se abordaron temáticas relacionadas a las políticas de conservación ambiental, el plan de regularización y el programa contra la desnutrición crónica infantil.

Fuente: El Comercio