• agosto 7, 2022

Enrique Iglesias hace cantar y bailar a público entregado en regreso a Madrid

 Enrique Iglesias hace cantar y bailar a público entregado en regreso a Madrid
Comparte en tus redes

Seis años después, Enrique Iglesias ha vuelto a su ciudad natal como si de un hijo pródigo se tratara, y lo ha hecho con un WiZink Center lleno y entregado durante un concierto de poco más de hora y media y con grandes efectos sonoros, en el que el madrileño ha repasado algunos de sus éxitos más conocidos.

De negro y con su inseparable gorra, el hijo de Julio Iglesias ha arrancado el concierto con «Move to Miami», con brazos abiertos en claro gesto de agradecimiento, seguido de «I’m a Freak» también acompañado por esos sellos tan personales como acercar la mano a la oreja y agarrar el micrófono con ambas manos.

«I Like How It Feels», acompañado por llamas de fuego que han calentado más aún el ambiente de fiesta, el cantante (Madrid, 1975) ha empezado a moverse por una pasarela que se ha convertido en su lugar de recreo, ese donde los cantantes pueden sentir más de cerca a su público, al que no ha parado de agradecer su presencia.

La cuarta canción en hacer bailar y encender las pantallas de los móviles ha sido «Heartbeat», tema en el que el cantante, que hasta ese momento no se ha dirigido a sus seguidores, ha pedido que se levantaran «las manos al cielo».

Y a la quinta han llegado los ritmos latinos con la primera canción en castellano, «Duele el corazón», un tema con el que el público se ha lanzado a hacerle los coros con un «si te vas, yo también me voy» y una ovación de altos decibelios que Iglesias no ha dudado en mantener antes de finalizar el tema a capella y desaparecer del escenario para dar paso al sonido flamenco del cajón fusionado con más ritmos latinos.

Así ha vuelto a retumbar el WiZink Center con el esperado «Bailamos», que ha sonado más rítmico y aflamencado a golpe de los tambores que el propio Iglesias no ha dudado en tocar antes de bajar de la pasarela junto a toda la banda -compuesta por ocho músicos- y subirse a un pequeño escenario situado en el medio de la pista.

Un lugar en el que Iglesias ha sido el objetivo de los lanzamientos de ropa interior de sus más atrevidas seguidoras.