• abril 10, 2021

Elizabeth Cabezas: LIMBO ELECTORAL

 Elizabeth Cabezas: LIMBO ELECTORAL

Elizabeth Enriqueta Cabezas Guerrero (Riobamba, 14 de junio de 1963) es una economista y política ecuatoriana. Ocupó la presidencia de la Asamblea Nacional entre 2018 y 2019.

Comparte en tus redes

Limbo, le llaman los católicos a esa frontera con el infierno, en que permanecen suspendidas las almas de los cristianos no redimidos. Utilizaré esta metáfora para describir el lugar en que los asuntos urgentes de la democracia ecuatoriana suelen ir a parar y que conocemos como Consejo Nacional Electoral (CNE).

En la última sesión, del martes 16 en la noche, los ecuatorianos vimos con angustia, aunque ya sin sorpresas como, una resolución sobre los escrutinios que es imperativa para seguir adelante con el proceso electoral, se quedaba en la indefinición, flotando en ese lugar de almas en pena.

Por ausencia del consejero Verdesoto, el voto en contra de José Cabrera y una abstención de Enrique Pita; no se aprobó (ni rechazó) el informe jurídico que viabilizaba un acuerdo alcanzado entre los dos candidatos con opciones de pasar a la segunda vuelta: Yaku Pérez y Guillermo Lasso.

El accionar de los consejeros es bochornoso, desde el principio de su gestión han minado la credibilidad institucional, dificultado procesos y manchando con dudas cada decisión y acción del CNE. Estos comportamientos evidencian preferencias partidistas y personales que se anteponen a los altos intereses de la nación y la democracia

Manos invisibles de intereses muy visibles parecen intervenir, una vez más, para que corran los plazos, se agoten las acciones, se altere la paz ciudadana y se exacerbe la paciencia. Para llevarnos a todos a ese limbo doloroso de la inestabilidad en que es imposible trabajar en paz, planificar o invertir.

No habrá gobernabilidad sin legitimidad y difícilmente la tendrá quien pretenda pasar a una segunda vuelta opaca y forzada por funcionarios que impiden transparentar los procesos y fortalecer los acuerdos políticos, esas prácticas, finalmente, terminan beneficiando a la tienda política que pasó cómodamente a segunda vuelta y que avanza en sus objetivos, mientras sus supuestos detractores no pueden, ni si siquiera, definir con claridad al contendor de la segunda vuelta.

Para algunos, resulta evidente que la tendencia que respalda a Yaku Pérez tiene mejores condiciones para enfrentase en una segunda vuelta, sin embargo, existe también la opinión pública que considera al candidato Lasso como la opción, sin analizar el desgaste de esta candidatura ahora interpelada, por no respetar acuerdos públicos y bajo sospecha de utilizar mecanismos burocráticos para imponer sus intereses.

Ante la pregunta ¿Quién reina en el limbo de la confusión? La respuesta es clara, gana quien usufructúa de la confusión y elige con quién le conviene ir a segunda vuelta. El beneficiario final de todo el caos es quien lo anuncia y se vende a sí mismo como redentor invencible.El movimiento indígena anuncia movilizaciones para defender la democracia y los reclamos a los que tienen derecho; el CNE debe actuar con responsabilidad para despejar las dudas y dejar claros los resultados, cuidado con estirar la cuerda de la gobernabilidad hasta que se rompa la paz social.

Que el limbo no engulla las almas de los ecuatorianos que merecemos definir nuestro futuro entre finalistas legítimos, que queremos recuperar la confianza en nuestras instituciones, que necesitamos un respiro de gobernabilidad para recuperarnos de las crisis.