• septiembre 29, 2022

El trabajo remoto es una tendencia laboral en crecimiento

 El trabajo remoto es una tendencia laboral en crecimiento

Los nómadas digitales pueden trabajar desde cualquier parte del mundo, sin necesidad de estar atados a los horarios de una oficina. Foto: Freepik

Comparte en tus redes

El trabajo remoto llegó para quedarse. Tras la pandemia y la digitalización de los negocios, más personas tienen la opción de trabajar desde cualquier lugar del mundo, sin atarse a una oficina.

Frente a esta realidad, más de 25 países ya tienen programas de visados para nómadas digitales. Sus portadores pueden trabajar donde sea, ya que, por lo general, solo necesitan una computadora portátil y una conexión a Internet. El documento les permite laborar de forma legal por un tiempo determinado en el destino que elijan.

Alemania, España, Croacia, Estonia, República Checa, Dubái, Emiratos Árabes Unidos, entre otros países, otorgan visas a nómadas digitales. Entre los requisitos están un comprobante de trabajo remoto, que puede ser un contrato de empleo, o demostrar que tienen un negocio o empresa digital. Además, se solicitan comprobantes de ingresos remotos.

Testimonio

En América Latina también hay países que brindan esta posibilidad de visado. El último en sumarse fue Colombia, en agosto pasado. En la lista están México, Chile, Costa Rica, Brasil y Argentina.

Carla Díaz, de 27 años, es ingeniera civil y se convirtió en nómada digital en 2020. Es de Caracas (Venezuela) y labora tiempo completo en comercio electrónico.

Carla comentó a este Diario que como nómada ha vivido en cuatro países: España, Portugal, Croacia y Polonia. Y ha viajado a 15 más.

Ella resumió su experiencia como una montaña rusa de emociones. “Hay días en que quieres establecerte en un lugar y dejar de moverte, pero al día siguiente tienes ganas de seguir explorando. Han sido dos años de aprendizaje constante. Pienso en la Carla del 2020 y he cambiado mucho, para bien”.

El horario laboral de Carla es flexible. Puede dedicarse hasta 12 horas al día a trabajar en alguno de sus ocho proyectos digitales, entre los que están una tienda ‘online’, marketing de afiliados, cursos para emprender en internet y más. Sus ingresos mensuales, en promedio, pueden variar entre los USD 2 000 y USD 8 000. Todas sus experiencias las cuenta en sus redes sociales y blog Carla con Wifi.

A quienes deseen ser nómadas digitales les recomienda que se animen a probarlo, pero que no lo romanticen. “Ser nómada digital no es estar de vacaciones y puede llegar a ser solitario. Pero si te llama la atención, dale una oportunidad”.

¿Qué es?

Un nómada digital es una persona que utiliza Internet para desempeñar su ocupación y/o vender sus conocimientos a personas o empresas. Trabaja de forma remota y esto le permite viajar mientras genera ingresos. Puede ser emprendedora, ‘freelance’ o tener un contrato fijo con alguna empresa.

Trabajos

Cualquier labor que se pueda realizar desde Internet permite convertirse en nómada digital. Sin embargo, las profesiones que tienen mayores posibilidades son: programador, consultor o coach online, diseñador web, fotógrafo profesional, copywriter, redactor web, traductor web, entre muchas otras.

Herramientas

Los elementos básicos son una computadora portátil, con su respectivo cargador, y una buena conexión a la web. Además, en la oficina virtual también son necesarios un disco duro externo, equipo de fotografía, adaptador de corriente, enchufe con varias tomas, auriculares y otros accesorios.

Las visas

Los teletrabajadores deben verificar los requisitos de visa para nómada digital y el proceso de solicitud de su país de destino. Por lo general, un solicitante necesita un pasaporte válido y una prueba de ingresos estables. Muchos países pueden pedir el pago de una tarifa de solicitud de visado.

Labor remota

Hay plataformas para encontrar trabajos con esta modalidad u ofrecer servicios como ‘freelance’. Entre ellas están: We Work Remotely; Flexjobs; Careerbuilder; AngelList; Infojobs; Fi­verr; Freelancer. Antes de elegir una debe verificar que sea segura y que no pidan pagos adelantados de ningún tipo. (I)