El Reino Unido planea invertir USD 130 mil millones para realizar 10 millones de test de coronavirus por día

 El Reino Unido planea invertir USD 130 mil millones para realizar 10 millones de test de coronavirus por día

Una pareja se somete a una prueba de coronavirus (COVID-19) en un centro de testeo sin cita previa en Bolton, Gran Bretaña

Comparte en tus redes

El Gobierno británico lanzó un ambicioso plan para realizar millones de pruebas de coronavirus a diario, en un intento por ayudar a las personas a reanudar una vida normal aún en ausencia de una vacuna.

El primer ministro Boris Johnson dijo el miércoles que quería implementar pruebas masivas mucho más simples y más rápidas “en un futuro cercano” para que quienes no tienen el virus puedan “comportarse de una manera más normal sabiendo que no infectarían a nadie más”. Johnson dijo que quienes den negativo tendrán “pasaportes” que les permitirían asistir a eventos en lugares como teatros, y dijo que tenía “esperanzas” de que el plan se generalice para la primavera boreal.

Johnson hizo los comentarios cuando anunció nuevas medidas de confinamiento para tratar de frenar un fuerte aumento de casos de COVID-19 en Gran Bretaña. A partir del lunes, las reuniones sociales de más de seis personas estarán prohibidas en Inglaterra, tanto en interiores como en exteriores, y Johnson insinuó que tales restricciones posiblemente permanecerán vigentes hasta Navidad o aún durante esas celebraciones.

El incremento de nuevos casos que se ha registrado en los últimos días ha encendido las alarmas en Downing Street, que no quiere que se repita el escenario de la última primavera, cuando la demora en adoptar medidas hizo del país uno de los más castigados de Europa por la pandemia. De hecho, con más de 41.500 muertes, es el país con mayor cantidad de decesos a nivel continental. No obstante, se cree que el número real de víctimas es mucho mayor, ya que el recuento del gobierno no incluye a los que murieron sin haber sido examinados.El primer ministro británico Boris Johnson (Stefan Rousseau via REUTERS)El primer ministro británico Boris Johnson (Stefan Rousseau via REUTERS)

Para tratar de combinar el sombrío panorama con algo de esperanza, Johnson señaló que a corto plazo su administración está “trabajando duro” para incrementar la capacidad de test hasta 500.000 diarios antes de final de octubre.

Pero a largo plazo, el objetivo es la Luna, como ha llamado pomposamente Londres a la “Operación Moonshot”, que persigue desarrollar pruebas rápidas que permitan dar resultados hasta en 20 minutos y que se generalicen de tal forma que se puedan practicar hasta 10 millones de pruebas por día.

Un programa piloto se pondrá en marcha a partir del próximo mes en Salford, cerca de Manchester, a la entrada de recintos culturales y de ocio, que permitirán la entrada a quienes den negativo por COVID-19.

Los planes del Reino Unido en ese sentido, según reveló el miércoles la publicación científica British Medical Journal (BMJ), pasan por gastar hasta 100.000 millones de libras (130.000 millones de dólares),

Esa capacidad permitiría testear a toda la población del país cada semana. El gasto previsto sería casi igual a lo que el Reino Unido gasta cada año en su Sistema Nacional de Salud (NHS) en Inglaterra cada año.Personas hacen cola para someterse a una prueba de enfermedad por coronavirus (COVID-19) en un centro de pruebas sin cita previa en Bolton, Gran Bretaña, el 7 de septiembre de 2020. (REUTERS / Phil Noble)Personas hacen cola para someterse a una prueba de enfermedad por coronavirus (COVID-19) en un centro de pruebas sin cita previa en Bolton, Gran Bretaña, el 7 de septiembre de 2020. (REUTERS / Phil Noble)

Una presentación separada preparada para el gobierno por la firma de consultoría de gestión global Boston Consulting Group, también revelada por BMJ, dice que los planes tenían el potencial de aumentar la capacidad de prueba del Reino Unido de los 350.000 actuales por día a hasta los10 millones proyectados para principios de 2021.

Según el plan, el gobierno implementará pruebas en lugares de trabajo, lugares de entretenimiento y estadios de fútbol y en consultas de médicos de cabecera, farmacias, escuelas y otros sitios locales para mejorar el acceso.

Escepticismo de los expertos

Los expertos en salud expresaron el jueves un fuerte escepticismo sobre los ambiciosos planes del gobierno.

Los profesionales de la salud se apresuraron a cuestionar las afirmaciones de las pruebas masivas, y un experto calificó la estrategia como “fundamentalmente defectuosa”.

“Se basa en tecnología que, hasta el momento, no existe”, dijo el doctor David Strain, profesor clínico de la Universidad de Exeter. La sugerencia de Johnson de realizar nuevas pruebas que pueden dar resultados rápidos como una prueba de embarazo es “poco probable si no imposible” en la primavera, dijo, y la tecnología está lejos de ser confiable. Johnson dijo que las personas con “pasaportes” negativos podrían asistir a eventos en lugares como teatros, y dijo que tenía “esperanzas” de que el plan se generalice para la primavera. (EFE/EPA/NEIL HALL)
Johnson dijo que las personas con “pasaportes” negativos podrían asistir a eventos en lugares como teatros, y dijo que tenía “esperanzas” de que el plan se generalice para la primavera. (EFE/EPA/NEIL HALL)

“Se ha demostrado que la tecnología existente no detecta hasta un tercio de las personas que tienen COVID-19 al inicio de la enfermedad. Después de una segunda prueba 48 horas después, todavía perdemos a más de una cuarta parte de las personas”, dijo.

El doctorChaand Nagpaul, presidente del consejo de la Asociación Médica Británica, se hizo eco de las preocupaciones, particularmente dados los problemas que Gran Bretaña ya está experimentando con la capacidad de los laboratorios para procesar las pruebas existentes.

“La noción de abrir la sociedad basada en pruebas negativas de quienes no presentan síntomas debe abordarse con precaución, tanto por la alta tasa de ‘falsos negativos’ como por la posibilidad de pasar por alto a quienes están incubando el virus”, dijo.

Las autoridades dicen que Gran Bretaña tiene actualmente la capacidad de procesar alrededor de 370.000 pruebas por día y apuntan a aumentar esto a 500.000 por día para fines de octubre. Los datos del gobierno muestran que cada día se procesan alrededor de 176.000 pruebas.

Los medios británicos han citado casos de personas que luchan por reservar exámenes, y a algunos se les ha dicho que viajen al extremo opuesto del país para hacerse la prueba.

Al igual que muchos otros países europeos, Gran Bretaña debe actuar con rapidez para contener una nueva propagación del coronavirus a medida que se acerca la temporada de influenza invernal. El número de casos positivos diarios confirmados por laboratorio en el Reino Unido llegó a casi 3.000 el domingo.

Fuente: Infobae

Más noticias