• abril 10, 2021

Carlos de la Torre reconoce que BCE ‘creó dinero’ para financiar al gobierno de Rafael Correa

 Carlos de la Torre reconoce que BCE ‘creó dinero’ para financiar al gobierno de Rafael Correa

Carlos de la Torre, ex ministro de Economía de Lenín Moreno, estuvo entre los comparecientes que analizaron la Ley de Defensa de la Dolarización

Comparte en tus redes

Carlos de la Torre, exministro del gobierno de Lenín Moreno, aseguró esta mañana que el Banco Central sí creó dinero para prestarle al gobierno de Rafael Correa, en una operación que se denomina “expansión del balance” de la entidad. Para De la Torre, este comportamiento no afectó de ninguna manera las reservas internacionales manejadas por el BCE, porque justamente se creaba el dinero, así como lo hace cualquier banco comercial.

Las declaraciones las hizo en el seno de la Comisión de Régimen Económico, dentro de comparecencias que se realizaron para analizar el proyecto de Ley urgente de Defensa de la Dolarización. De la Torre explicó que en las economías modernas, el dinero es principalmente contable. Sostuvo que los bancos a través del crédito crean dinero. De la misma manera, “el BCE generó literalmente dinero”, dijo, y comentó que lo habría hecho cuando aceptó los bonos del Ministerio de Economía y sin topar las reservas. Esto se llama la “expansión del balance”, aseguró. En todo caso, dijo que ahora tras las reformas del 2018 ya no existe esta posibilidad, pues está prohibido que el BCE adquiera papeles de Finanzas. Pero en la nueva ley que se está discutiendo podría restringirse también la posibilidad de entregar crédito por parte del BCE a la banca pública.

El exministro, que cuando estuvo en el Gobierno se mostró de acuerdo con que parte de la deuda de Finanzas al BCE se pagara con acciones de banca pública (activos no líquidos), explicó que así como se habla de un descalce de $ 7.000 millones en el BCE, en el caso de los bancos es de $ 33.000 millones. En todo caso aseguró que lo sucedido con el BCE durante el gobierno de Correa no afectó a las reservas porque “solo se creó dinero”.

Adicionalmente estuvo como invitado Felipe Rivadeneira, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), quien recordó que entre el 2000 y el 2006, la dolarización funcionó bien y no existían este tipo de discusiones en la sociedad. Había tranquilidad y confianza para producir. Lamentó que en el anterior Gobierno se haya buscado crear una falsa economía en la cual los recursos son creados y no basados en la producción. “Dejar abierta la posibilidad de crear dinero en el sistema de dolarización es renunciar al compromiso de generar verdadera riqueza basada en el esfuerzo productivo privado”, aseguró. Rivadeneira explicó que al sector productivo le conviene que haya confianza en el país para que el riesgo país baje y así poder tener mayor acceso a crédito internacional y producir más.

Mateo Villalba, funcionario de correísmo y exgerente del BCE, lamentó que se haya enviado con poco tiempo la ley, que contiene temas muy importantes. Explicó que la dolarización es un sistema de reserva fraccionaria en el cual hay una renuncia a la emisión primaria de dinero, pero en el cual el sistema financiero en su conjunto puede hacer crédito e inversión y, por tanto, crear una liquidez agregada. Para Villalba, esa expansión o creación de liquidez en el sistema financiero privado es un problema de sostenibilidad de la dolarización, pero dijo que lamentablemente este tema no se ha tratado en la ley. En cuanto a la reserva internacional considero que debe estar respaldada suficientemente para cubrir las necesidades netas para operaciones en el exterior.

También dijo que en 2014 se dieron facilidades de liquidez al Gobierno, pero que eran de corto plazo, hasta que el Gobierno recibiera créditos programados del exterior y con esos recursos se pagaba de manera inmediata al BCE. Sin embargo, reconoció que se generó un problema cuando se siguió con dicho endeudamiento, pero no se le canceló al BCE en efectivo. Para Villalba, al momento, con la Ley se estaría buscando cambiar un extremo por otro. En la propuesta de ley, según su criterio, se estaría buscando garantizar los recursos de las entidades privadas “para apoyar el lucro económico”, y por el otro estaría un “populismo monetario” que busca que el balance se expanda sin límites. Para Villalba, puede haber un punto medio. En todo caso, dijo que para que exista una autonomía, debería hacerse una reforma constitucional y sugirió que el directorio del BCE Junta Monetaria sea un cuerpo colegiado plural, con gente de la academia y del sector productivo también.

En la sesión de esta mañana participó, adicionalmente, Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal, quien recordó que el país adoptó la dolarización para evitar justamente que el BCE siguiera financiando a los gobiernos de turno, lo que había desembocado en una altísima inflación. También aclaró que el BCE no es igual a los bancos privados, pues no es comercial, sino de reservas. “Cumple otra función que es ser custodio de los dineros de sus depositantes”, entre ellos, bancos, cooperativas, IESS, Biess, empresas públicas, GAD, entre otros. Aseguró que pedirle al BCE que le financie al Gobierno, expandiendo balance, es como girar cheques sin fondos.

Advirtió que lo que ha sucedido con las reservas ya le ha llevado al país a situaciones muy complejas como las sucedidas en marzo y abril del 2020, cuando el BCE debió hacer un préstamo de liquidez en el exterior, pues las reservas quedaban cortas para la demanda de dinero.