1550x220

Un informe advierte que EEUU debe estar preparado para dos frentes de guerra simultáneos en Asia Oriental con posibilidad de ataques nucleares

“Si se reanudaran las hostilidades en la península coreana, no se trata de si intervendrá el Partido Comunista Chino, sino de cuándo… Ha sido un tema muy difícil de abordar para nosotros como alianza” – General retirado Robert Abrams, ex comandante de las Fuerzas de EE.UU. en Corea.

“He simulado a conflictos con China y Corea del Norte docenas de veces. Si miramos un mapa y tenemos en cuenta las fuerzas implicadas, es casi imposible que cualquiera de los dos se produzca sin algún tipo de simultaneidad” – funcionario de defensa estadounidense, nombre no revelado

“Si la supervivencia política de Xi Jinping o Kim Jong Un está en juego en un conflicto militar que están perdiendo, la escalada a un ataque nuclear limitado sería racional … dudar en usar armas nucleares sería el acto irracional” – funcionario de inteligencia de EE.UU., nombre reservado

Los desafíos a la disuasión en Asia Oriental han empezado a cambiar de forma fundamental en los últimos años, lo que supone graves riesgos para los intereses de seguridad nacional de EEUU durante la próxima década. Este informe resume los resultados de un estudio centrado en dos de estos retos emergentes e interrelacionados para la disuasión en Asia Oriental. El primero es la posibilidad de que un conflicto con la República Popular China (RPC) o con Corea del Norte escale horizontalmente y se convierta en un conflicto simultáneo con ambos. El otro es la posibilidad de que uno de los dos adversarios, o ambos, opten por escalar verticalmente hasta un ataque nuclear limitado -en lugar de conceder la derrota- en un conflicto mayor.

Las ideas estadounidenses sobre la guerra en Asia Oriental a menudo pasan por alto la posibilidad de que Estados Unidos tenga que luchar contra la RPC y Corea del Norte simultáneamente en lugar de por separado. Además, la sabiduría convencional en Estados Unidos subestima el riesgo de que la RPC o Corea del Norte recurran a un ataque nuclear limitado en caso de conflicto en la región. Sin embargo, el comportamiento reciente de los adversarios de Estados Unidos en Asia Oriental sugiere que esta idea puede estar equivocada; el ejército de la RPC se ha reorganizado para prepararse para librar una guerra en dos frentes, mientras que tanto la RPC como Corea del Norte siguen desarrollando la sofisticación y el tamaño de sus arsenales nucleares tácticos.

Para comprender mejor las amenazas que plantean estos dos grandes riesgos de aquí a cinco o diez años (en el horizonte 2027-2032), hemos llevado a cabo una serie de talleres y entrevistas con personal gubernamental clave y expertos, y hemos analizado nuestras conclusiones en este informe, redactado originalmente para la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa de Estados Unidos (pero que no representa necesariamente sus puntos de vista). Estas conclusiones deberían servir de llamada de atención: Estados Unidos y sus aliados no pueden seguir pensando en los conflictos con la RPC y Corea del Norte de forma aislada, y deben tomar medidas urgentes para prepararse ante la posibilidad de enfrentarse a ataques nucleares limitados en un escenario de conflicto en Asia Oriental.

Principales conclusiones

Si un conflicto con un adversario en Asia Oriental no termina rápidamente, es de esperar que se amplíe. Si el conflicto lo inicia la RPC o Corea del Norte, la posibilidad de que se amplíe a conflictos simultáneos con ambos supondría un alto riesgo para los objetivos de defensa de EEUU y sus aliados, sobre todo porque ello impondría graves retos operativos y estratégicos. Durante este estudio, encontramos muchas vías plausibles a partir de las cuales un conflicto con uno de los dos podría expandirse a conflictos con ambos, incluso sin que Beijing y Pyongyang se coordinaran entre sí. Aunque no es aconsejable predecir con seguridad la evolución de un conflicto hasta dentro de una década, estas vías son lo suficientemente numerosas y plausibles como para que -si un conflicto con la RPC o con Corea del Norte no concluye rápidamente- debamos prever que podrían producirse conflictos simultáneos con ambas.

Actualmente existe una profunda desconfianza entre la RPC y Corea del Norte, y hemos descubierto que es probable que ninguna de las dos se sienta obligada a luchar junto a la otra, pero esto no impediría la aparición de conflictos simultáneos con ambas. La coordinación anticipada entre ambos es una de las formas menos probables de que surjan conflictos simultáneos.

Los conflictos simultáneos imponen retos tan severos que el riesgo debe seguir considerándose alto, aunque la probabilidad de que estos dos conflictos se produzcan simultáneamente sea incierta. Los retos logísticos por sí solos son desalentadores, dados los requisitos de conflictos de tal envergadura, incluidas las reservas de municiones de precisión y los interceptores de defensa antimisiles. Desde el punto de vista operativo, los conflictos simultáneos obligarían a los sobrecargados sistemas de mando y control.

Mientras tanto, la gestión de alianzas y la gestión de la escalada se harían exponencialmente más complejas.

Si la agresión norcoreana desencadena una contraofensiva exitosa por parte de EE.UU. y Corea del Sur, es probable que esto lleve a la RPC a intervenir para proteger sus intereses ante el colapso de Corea del Norte. Dicha intervención desencadenaría probablemente un enfrentamiento en el contexto de rivalidad y desconfianza entre EEUU y la RPC, que podría escalar hasta un conflicto militar. Además, es probable que Beijing esté dispuesta a arriesgarse a un conflicto para evitar que Seúl y Washington dicten las condiciones de la unificación coreana mediante una contraofensiva incontrolada.

Es probable que cualquier conflicto importante entre EEUU y la RPC -por ejemplo, si la RPC ataca Taiwán- se extienda horizontalmente y engulla a Corea, a menos que el conflicto entre EEUU y la RPC sea una guerra limitada con un resultado rápido y decisivo. En un conflicto de este tipo, es probable que Beijing ataque las bases regionales de Estados Unidos, incluidas las de las fuerzas estadounidenses en Corea (USFK, por sus siglas en inglés), que se encuentran a una distancia de ataque mutua del territorio continental de la RPC. Incluso si el ejército surcoreano y las USFK se mantuvieran inicialmente al margen de las hostilidades, cualquiera de los dos bandos podría verlos como una herramienta de EEUU para romper el estancamiento o verse arrastrado cuando la RPC atacara las bases estadounidenses en Japón sobrevolando Corea. Además, Beijing podría animar a Pyongyang a una escalada para inmovilizar a las fuerzas estadounidenses y coreanas. Lo haga o no Beijing, un conflicto entre EEUU y la RPC perturbaría el cálculo de escalada de Corea del Norte. Los refuerzos estadounidenses que lleguen a la región, junto con los compromisos y las pérdidas de Estados Unidos, podrían provocar una agresión oportunista o preventiva por parte de Corea del Norte, sobre todo porque el resultado del conflicto tendría enormes implicaciones para Pyongyang.

Ni siquiera es necesario que un segundo conflicto llegue muy lejos para que entren en juego tales desafíos. Al iniciarse un conflicto de gran envergadura con la RPC o Corea del Norte, la posibilidad de que la escalada atraiga a la otra parte afecta inmediatamente a las opciones políticas y militares de que disponen Estados Unidos y sus aliados, aunque se evite la guerra. Los esfuerzos de Seúl por evitar verse arrastrado a una guerra entre EEUU y la RPC, por ejemplo, podrían limitar las fuerzas estadounidenses en Corea del Sur. Por su parte, los esfuerzos de EE.UU. y Corea del Sur por evitar una guerra con la RPC podrían obstaculizar las operaciones de EE.UU. y Corea del Sur en el Mar Amarillo o en las zonas montañosas próximas a la frontera entre la RPC y Corea del Norte.

El riesgo de que una guerra en Asia Oriental se convierta en nuclear está aumentando, ya que la RPC y Corea del Norte tienen cada vez más incentivos y capacidades para realizar ataques nucleares limitados. Es probable que el riesgo de un ataque nuclear limitado por parte de la RPC o Corea del Norte en caso de conflicto aumente hasta el periodo 2027-2032, y los conflictos simultáneos exacerbarían este riesgo. Basándose en los resultados de otro estudio que realizamos pero que no hemos hecho público, “Preventing Strategic Deterrence Failure on the Korean Peninsula”, este estudio encontró que Corea del Norte ha estado avanzando rápidamente en su capacidad e intención de iniciar un ataque nuclear limitado en caso de conflicto. Aunque el estudio no encontró pruebas tan convincentes para demostrar que la RPC se está moviendo agresivamente en esta dirección, encontró pruebas de que la capacidad de la RPC para emplear armas nucleares con fines operativos y tácticos está aumentando.

Las capacidades armamentísticas y la política de Corea del Norte han avanzado rápidamente hacia la posibilidad de realizar ataques nucleares limitados. La declaración de política nuclear de Pyongyang del 8 de septiembre de 2022 estableció el escenario y la justificación para los ataques nucleares limitados, afirmando que el primer uso nuclear es una opción para retomar la iniciativa en un conflicto, por ejemplo. Mientras tanto, desde enero de 2021, Corea del Norte ha estado haciendo sonar un tambor en sus capacidades nucleares tácticas, incluyendo pruebas de misiles con capacidad nuclear táctica y exhibiciones de una nueva ojiva nuclear táctica.

Aunque Beijing puede no estar igualando el enfoque de Pyongyang en las opciones nucleares tácticas, las capacidades de la RPC adecuadas para un ataque nuclear limitado -como el misil balístico DF-26, apodado el “asesino de portaaviones” o “asesino de Guam”- ya son significativas y van camino de aumentar. Aunque Corea del Norte parece más propensa que la RPC a iniciar un ataque nuclear limitado, un ataque nuclear norcoreano también aumentaría el riesgo de una confrontación nuclear entre EE.UU. y la RPC, especialmente si Beijing percibe la respuesta de EE.UU. como una amenaza. Además, si un conflicto entre EE.UU. y la RPC que comienza en otro lugar escala “horizontalmente” hasta Corea, y aún así la victoria de la RPC sigue siendo esquiva, una escalada “vertical” hasta un ataque nuclear limitado puede ser el siguiente paso lógico desde la perspectiva de Beijing.

Una intervención militar de la RPC en un conflicto coreano también añadiría nuevas y peligrosas variables al cálculo nuclear de Corea del Norte. Una intervención sin el impulso o permiso del régimen norcoreano supondría una clara amenaza para su supervivencia, lo que probablemente haría que un ataque nuclear limitado pareciera la opción “menos mala”. Por el contrario, una intervención de la RPC permitida por Corea del Norte, diseñada para ayudar a proteger al régimen de las consecuencias de su escalada, podría llevar a Pyongyang a esperar la moderación de Estados Unidos en respuesta a un ataque nuclear limitado debido al temor de Washington a desencadenar una guerra nuclear entre Estados Unidos y la RPC.

Estados Unidos y sus aliados no están en condiciones de librar una guerra nuclear limitada en dos frentes en Asia Oriental; la RPC podría estarlo pronto. Las capacidades, los acuerdos de mando y control y la postura de Estados Unidos y sus aliados (incluyendo fuerzas, bases y acuerdos con aliados) no son adecuados para evitar un conflicto simultáneo con la RPC y Corea del Norte y/o un ataque nuclear limitado, ni para proporcionar opciones de respuesta militar sólidas en caso de que se produzcan.

Según los debates del taller, las consideraciones logísticas, de mando y control, de bases y de política de alianzas de Estados Unidos y sus aliados en el Indo-Pacífico parecen todas ellas diseñadas y adaptadas para una lucha u otra. No están diseñados para conflictos simultáneos con la RPC y Corea del Norte. Además, este diseño indica, quizá involuntariamente, que Estados Unidos y sus principales aliados de Asia Oriental todavía no están considerando seriamente, y mucho menos preparándose, para conflictos simultáneos. La alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur, en particular, parece evitar a menudo incluso el debate sobre este tema políticamente delicado, aunque crítico.

Estados Unidos y sus aliados se han mostrado reacios en los últimos años a preparar activa y abiertamente una respuesta a un ataque nuclear táctico limitado en Asia Oriental, y mucho menos a prepararse para luchar en un conflicto nuclear “limitado”. Declaraciones como “una guerra nuclear no se puede ganar y nunca se debe librar” y “no hay ningún escenario en el que el régimen de Kim pueda emplear armas nucleares y sobrevivir” pueden estar señalando involuntariamente que Estados Unidos no está preparado deliberadamente para tales posibilidades, y que en su lugar cuenta con la amenaza implícita de un conflicto nuclear total resultante de un único ataque nuclear como elemento disuasorio. Las decisiones y declaraciones sobre la postura y las capacidades también señalan un desinterés en preparar opciones de respuesta nuclear limitada, con funcionarios estadounidenses descartando públicamente la idea de volver a desplegar armas nucleares tácticas en la región.

Si se mantienen las tendencias actuales, es probable que la RPC esté mucho mejor preparada que Estados Unidos para luchar en múltiples frentes en Asia Oriental y para llevar a cabo ataques nucleares limitados. La aparente falta de preparación de Estados Unidos y sus aliados para luchar en conflictos simultáneos con la RPC y Corea del Norte y para un conflicto nuclear limitado aumenta las posibilidades de que Beijing o Pyongyang -si ya están en conflicto con Estados Unidos- vean ventajoso pasar primero a un conflicto dual o escalar a un ataque nuclear limitado. La creación por parte de la RPC de un Mando del Teatro Norte separado para contingencias en Corea y de un Mando del Teatro Este para contingencias en Taiwán, junto con el despliegue de misiles precisos de doble capacidad (nuclear y convencional) muestra los progresos de Beijing en esta dirección.

Sin embargo, si estalla el conflicto, Estados Unidos tiene opciones para gestionar la escalada. El estudio concluyó que, aunque Estados Unidos no consiga disuadir la agresión de la RPC o de Corea del Norte, seguirán existiendo oportunidades clave para que los enfoques de disuasión integrados ayuden a reducir el riesgo de escalada a conflictos con ambos, o a un ataque nuclear limitado. El estudio identificó una serie de puntos de influencia en la toma de decisiones de Beijing y Pyongyang que podrían ayudar a limitar dicha escalada “horizontal” y “vertical”.

La opinión de China: Beijing probablemente quiera limitar el conflicto y evitar una guerra regional o nuclear si emplea la fuerza para conseguir objetivos relacionados con Taiwán o disputas marítimas, o si interviene para proteger sus intereses en un conflicto coreano. Los participantes en el taller señalaron la probable preocupación de Beijing por la posibilidad de una escalada incontrolada en tales escenarios, y un experto destacó especialmente que el “escenario de pesadilla” de Beijing podría ser luchar simultáneamente contra Estados Unidos, Japón y Corea del Sur. Dada la dificultad que ha tenido Beijing para influir o constreñir a Pyongyang en circunstancias más estables, es probable que los dirigentes de la RPC crean que la expansión de una guerra entre Estados Unidos y la RPC a la península coreana introduciría elementos nuevos, incontrolados e impredecibles y complicaría la finalización del conflicto. Del mismo modo, es probable que Beijing reconozca que una intervención militar durante un conflicto norcoreano con Corea del Sur y Estados Unidos entraña muchos riesgos e incertidumbres, incluidos efectos impredecibles sobre el cálculo de escalada de Pyongyang.

El punto de vista de Pyongyang: aunque es probable que Corea del Norte vea tanto oportunidades como amenazas en el caso de un conflicto entre EEUU y la RPC, es casi seguro que en un principio dudaría en embarcarse en un nivel de agresión que arriesgara las consecuencias del fin del régimen. Es probable que Pyongyang se muestre escéptico ante la voluntad de Beijing de dar prioridad a la defensa de Corea del Norte, incluso como “cobeligerantes” que luchan simultáneamente contra Estados Unidos y sus aliados. También es probable que Corea del Norte no esté segura de que Estados Unidos o la RPC puedan obtener una victoria decisiva, independientemente de la participación norcoreana. Aunque no sea posible disuadir algunas posturas o agresiones limitadas por parte de Corea del Norte en tales escenarios, existiría la oportunidad de elevar el nivel de cautela de Pyongyang mediante enfoques de disuasión integrados.

El personal por debajo del nivel de los líderes del régimen en ambos estados podría ser susceptible de influencia para retrasar o desalentar la escalada en tales escenarios. Sus intereses personales pueden divergir marcadamente de los de sus líderes en tales circunstancias extremas, ya que los riesgos de escalada del conflicto priman sobre el temor al castigo por pasividad o desobediencia. Estados Unidos y sus aliados podrían explotar la tendencia de los funcionarios de alto nivel en sistemas autocráticos hacia el retraso y la confirmación, en lugar de la acción rápida.

Los prejuicios de las instituciones estadounidenses y aliadas están impidiendo que comprendan cómo podría escalar un conflicto en Asia Oriental, y sus preparativos para gestionar dicha escalada. Los sesgos organizativos y cognitivos profundamente arraigados han obstruido la capacidad de Estados Unidos y sus aliados para anticipar, disuadir y prepararse para estas dos posibilidades: conflictos simultáneos con la RPC y Corea del Norte, o un ataque nuclear limitado por parte de cualquiera de los adversarios. Durante el estudio, los miembros del equipo de investigación y muchos de los expertos participantes descubrieron que tales sesgos han llevado a menudo a afirmaciones optimistas infundadas, en particular la idea de que Beijing o Pyongyang permanecerían como observadores pasivos mientras el otro libra un conflicto que tendría profundas consecuencias para la seguridad de ambos. (Para más información sobre los sesgos que actúan en la forma en que Estados Unidos y sus aliados piensan sobre la seguridad en Asia Oriental, véase el ensayo de Jonathan Corrado “Biases blind us to the risk of Chinese military intervention in Korea”).

Un sesgo hacia una percepción excesivamente centralizada de la toma de decisiones del adversario ha obstruido la consideración por parte de EEUU de conflictos simultáneos con la RPC y Corea del Norte. Muchos miembros del personal estadounidense que no han estudiado de cerca la relación Pyongyang-Beijing hacen suposiciones sin fundamento sobre el nivel de coordinación entre Beijing y Pyongyang o el nivel de respuesta de Corea del Norte a las indicaciones de la RPC, lo que lleva a otra suposición, la de que los conflictos simultáneos sólo se producirían por decisión consciente de Beijing. Otros suponen que la escasa confianza entre Beijing y Pyongyang hace imposible que se produzcan conflictos simultáneos.

Las imágenes especulares y las ilusiones fueron también prejuicios comunes de Estados Unidos y sus aliados, según los participantes en el estudio. En particular, algunos participantes informaron de la creencia generalizada de que Estados Unidos y la RPC tienen un interés primordial común en evitar una guerra en dos frentes o una escalada nuclear, sin considerar si esto sería cierto si la RPC estuviera perdiendo una guerra con Estados Unidos. Del mismo modo, una respuesta frecuente a la idea de un ataque nuclear norcoreano limitado es que Corea del Norte “no se atrevería” a utilizar armas nucleares porque sus líderes “saben que sería el fin de su régimen”, sin considerar escenarios en los que el régimen ya se enfrenta a una destrucción inminente.

Lo que se conoce como el “sesgo de la ley del instrumento” se identificó a menudo durante el estudio, ya que cada uno de los tres mandos conjuntos de cuatro estrellas estadounidenses más relevantes para estas cuestiones tiene un papel distinto y separado. La disuasión de ataques nucleares es competencia del Mando Estratégico de EEUU; la disuasión de agresiones de la RPC es competencia del Mando Indo-Pacífico de EEUU; y la disuasión de agresiones norcoreanas es competencia del Mando de Fuerzas Combinadas/Fuerzas de EEUU en Corea. Esto hace difícil, pero importante, la integración de estos mandos para afrontar mejor los retos de seguridad en Asia Oriental. La integración aumentará el abanico de recursos disponibles para cada mando y ayudará así a los mandos a contemplar los problemas desde nuevos ángulos, en vez de centrarse desproporcionadamente en el dominio regional o estratégico de su propio mando.

¿Cómo podrían estallar conflictos simultáneos?
Considerados por separado, los riesgos que suponen para los intereses estadounidenses los conflictos simultáneos y los ataques nucleares limitados en Asia Oriental son complejos y desalentadores. Considerarlos conjuntamente introduce una mayor complejidad. Dado el relativamente bajo potencial de que la RPC o Corea del Norte inicien la agresión con un ataque nuclear al comienzo de un conflicto, este análisis establece primero las posibles vías de conflictos simultáneos con la RPC y Corea del Norte, junto con los escenarios generales que podrían resultar. A continuación, establece algunos de los factores impulsores y restrictivos de una decisión de ataque nuclear limitado, y de ellos se deriva un resumen de las condiciones en las que los conflictos simultáneos tendrían más probabilidades de ejercer la mayor presión sobre el potencial de un ataque nuclear limitado.

El estudio encontró numerosas vías plausibles a partir de las cuales la agresión de la RPC o de Corea del Norte podría dar lugar a conflictos simultáneos con Estados Unidos en la próxima década, algunas de las cuales son más probables que otras. El estudio también descubrió que algunas vías son poco plausibles. Por ejemplo, encontró que las perspectivas de una decisión verdaderamente “colaborativa” entre Beijing y Pyongyang para iniciar una agresión conjunta son remotas, incluso si se asume que las relaciones entre la RPC y Corea del Norte habrán mejorado dentro de una década. Por lo tanto, el siguiente análisis asume que Beijing o Pyongyang serían los primeros en iniciar la planificación y los preparativos para dicha agresión, incluso en el improbable escenario de que las relaciones y la confianza entre la RPC y Corea del Norte hayan mejorado hasta el punto de que se produzca cierto grado de planificación y preparativos conjuntos.

El flujo de un conflicto iniciado por la República Popular China
Beijing dispone de una amplia gama de posibles justificaciones y motivaciones para iniciar una agresión. El escenario que recibe más atención es el potencial de una ofensiva de la RPC para poner Taiwán bajo su control, ya sea mediante una invasión anfibia masiva o una campaña coercitiva que utilice alguna combinación de amenazas, ataques limitados y aislamiento de la isla. Sin embargo, existen otros escenarios plausibles de agresión por parte de la RPC, como las disputas por las reivindicaciones territoriales en el Mar de China Meridional y las islas Senkaku. En todos estos casos, sin embargo, los objetivos de la RPC parecen limitados, y es casi seguro que la RPC busque -al menos al principio- lograr una victoria decisiva sin tener que recurrir a ataques nucleares o escalar a una guerra global con Estados Unidos. Es probable que esto motive a la RPC a limitar el alcance geográfico de su agresión inicial, al menos hasta cierto punto. Como resultado, el estudio consideró posible que la RPC pudiera optar por no atacar inicialmente las bases estadounidenses en Corea del Sur, incluso si ataca las bases y fuerzas estadounidenses situadas en otros lugares, en territorio japonés, por ejemplo. (Véase la Figura 4 para algunos factores geográficos que limitan tal enfoque de la RPC). La Figura 1 muestra una serie de posibles vías para que un conflicto iniciado con un ataque de la RPC a Taiwán se intensifique hasta incluir a Corea del Norte.

El flujo de un conflicto iniciado por Corea del Norte
Pyongyang también tiene una amplia gama de posibles razones e incentivos para iniciar una agresión, siendo su objetivo más probable Corea del Sur. Para los fines de este estudio, una suposición fundamental, basada en las evaluaciones de la mentalidad y el cálculo de Pyongyang, es que la agresión de Corea del Norte tendría como objetivo dar lugar a un conflicto limitado, en lugar de una guerra total para absorber a la República de Corea, que casi con toda seguridad entiende que no podría ganar. Como resultado, es poco probable que un conflicto de este tipo comience con un ataque nuclear. Para que el alcance sea más manejable, el estudio también dejó de lado los escenarios de una “invasión” o intervención iniciada por EEUU o la República de Corea en un colapso norcoreano.

¿Se volverán nucleares estos conflictos?
No disponemos de un registro histórico de ataques nucleares limitados que sirva de base para el análisis de lo que podría conducir a un ataque de este tipo -a diferencia del largo historial de amenazas, manifestaciones y coerción nucleares-, por lo que conviene limitar las expectativas sobre el grado de confianza que podemos tener en estas evaluaciones. Del mismo modo, es probable que el análisis de las declaraciones sobre la política de armas nucleares de Beijing o Pyongyang revele más sobre sus intenciones actuales de señalización nuclear que sobre la dinámica y el cálculo reales de un ataque nuclear limitado en un conflicto dentro de una década. La redacción de la “Ley sobre Política de Fuerzas Nucleares” de Pyongyang de septiembre de 2022 establece justificaciones explícitas para el primer uso de armas nucleares por parte de Corea del Norte en varios escenarios que no sean una guerra nuclear total, pero sólo alude a la posibilidad de llevar a cabo ataques nucleares limitados. La lógica potencial de la RPC para un ataque nuclear limitado es aún más opaca, dada su ostensible política de “no primer uso”. A pesar de esta política actual, algunos estudiosos estadounidenses sostienen que Beijing podría, en una futura guerra, optar por “una escalada nuclear limitada como forma de forzar el fin del conflicto”.

La primera y fundamental serie de variables a tener en cuenta en este modelo es el estado de los dirigentes del adversario y de su sistema nuclear, incluida su percepción de las amenazas directas internas y externas a los dirigentes. Esto establecería tanto la lente a través de la cual el adversario ve otras variables como su capacidad para tomar y transmitir una decisión de uso nuclear. Algún daño al sistema nuclear -suponiendo que no sea destruido- es particularmente probable que desencadene ataques nucleares, que pueden incluso no ser realmente “limitados”. Por ejemplo, la política de Corea del Norte de septiembre de 2022 advertía de que los ataques a su sistema nuclear desencadenarían automáticamente una respuesta nuclear de represalia.

Un conjunto adicional de variables se amplía para incluir consideraciones operativas. Si la capacidad para llevar a cabo un ataque de este tipo está clara y probada, y se identifica un objetivo lucrativo para un ataque nuclear limitado, esto incentiva aún más dicho ataque, sobre todo si el adversario ve que se enfrenta a una ventana de tiempo de “usar o perder” para ejecutarlo.

Un último conjunto de variables añade el contexto del entorno estratégico más amplio que podría condicionar una decisión. Aunque es poco probable que estos factores estratégicos más amplios sean decisivos por sí solos para desencadenar un ataque nuclear limitado, estas variables podrían ayudar a determinar la decisión final si los factores de liderazgo y operativos se inclinan hacia un ataque nuclear limitado como opción. Los debates del taller de trabajo del estudio llegaron a la conclusión de que la intervención de otras partes en contra del adversario podría ser un factor especialmente importante a la hora de incentivar un ataque nuclear.

Teniendo en cuenta todas las variables descritas anteriormente, el conjunto global de condiciones con más probabilidades de provocar un ataque nuclear limitado del adversario contra objetivos estadounidenses o aliados en Asia Oriental sería un caso en el que las fuerzas nucleares y de misiles del adversario hubieran sido atacadas, y éste percibiera que está perdiendo. Más concretamente, si la RPC interviene cuando Corea del Norte se enfrenta a tales condiciones, pero de una manera que no apoye al régimen norcoreano, esta intervención haría aún más probable un ataque nuclear limitado norcoreano. Tales condiciones darían al régimen norcoreano pocas garantías de su supervivencia sin medidas drásticas, incluido un ataque nuclear limitado, al tiempo que aumentarían su confianza en que Estados Unidos respondería a un ataque nuclear limitado con contundencia, posiblemente avivando una confrontación nuclear entre Estados Unidos y la RPC, o con moderación para evitar tal confrontación. Mientras tanto, el contexto estratégico y operativo de dicho conflicto incentivaría una rápida escalada hacia un ataque nuclear limitado como la mejor esperanza para la supervivencia del liderazgo.

Aunque es difícil evaluar la probabilidad de un ataque nuclear limitado más allá de su plausibilidad general en caso de conflictos simultáneos en Asia Oriental, podemos estar más seguros al evaluar la gravedad de las consecuencias de un ataque de este tipo. Es casi seguro que los efectos estratégicos y operativos inmediatos de un ataque nuclear limitado, por pequeño que fuera, como la interrupción de las operaciones militares, la inflamación de la opinión pública y el fuerte aumento de los riesgos de escalada, superarían con creces sus efectos físicos y tácticos directos. A largo plazo, esta clara violación del “tabú nuclear” y el fracaso de la disuasión nuclear significarían también que las consecuencias de un ataque nuclear limitado en Asia Oriental podrían extenderse por todo el mundo y dejarse sentir durante generaciones.

¿Qué tiene Asia Oriental que hace más probable que se produzcan conflictos simultáneos?
La geografía de Asia Oriental es una variable potencial clave que aumenta tanto la probabilidad como el impacto de que un conflicto de EE.UU. con la RPC o Corea del Norte se amplíe a conflictos simultáneos con ambos, sobre todo teniendo en cuenta el alcance cada vez mayor de los modernos sensores y sistemas de armas. En la figura 4 se muestran algunos ejemplos.

Beijing podría considerar las bases de las USFK como una amenaza debido a su proximidad, incluso si las USFK restringen sus operaciones desde estas bases durante un conflicto. Es probable que esta preocupación aumente a medida que se incremente el alcance de las armas y los sensores estadounidenses. Desde las bases estadounidenses en Corea del Sur, el Misil de Ataque de Precisión (PrSM) del Ejército podría alcanzar partes del territorio continental de la RPC, incluso las afueras de Beijing y Shanghái, en el periodo 2027-2032 (representado por el radio de alcance azul). Esta afirmación se basa en las expectativas que un general del ejército estadounidense ha hecho públicas sobre el alcance ampliado de este sistema en la próxima década, que sería utilizado como arma principal por las unidades de artillería de campaña estadounidenses.16

En un conflicto entre EE.UU. y la RPC, aunque la RPC se abstuviera de atacar las bases estadounidenses en Corea del Sur, su capacidad para atacar las bases estadounidenses en Japón se vería limitada por la necesidad de evitar el sobrevuelo de la península coreana o arriesgarse a provocar a Corea del Norte o del Sur haciendo volar misiles a través de su espacio aéreo . La geografía también evidencia la limitación que supondría para la RPC evitar el sobrevuelo de la península coreana y su espacio aéreo cercano si la RPC intentara atacar de forma efectiva bases estadounidenses clave en las islas japonesas como parte de un conflicto entre EE.UU. y la RPC. Si la RPC empleara sus misiles balísticos de corto alcance, más numerosos y potencialmente más evasivos, para superar las defensas antimisiles de estas bases, ello requeriría tales sobrevuelos, al igual que los misiles de medio alcance. La RPC podría eludir Corea empleando aviones, algunos misiles de crucero y misiles de alcance intermedio desde el este y el sur de China para atacar estas bases en su lugar, pero atacar sólo de esta manera sin ataques a través de la península de Corea proporcionaría un mayor tiempo de advertencia y una geometría más favorable para las defensas aéreas y antimisiles estadounidenses y japonesas de estas bases.

¿Cómo deben prepararse Estados Unidos y sus aliados, tanto desde el punto de vista intelectual como operativo?
Recomendaciones políticas para la conclusión clave nº 1: Si el conflicto de EE.UU. con un adversario en Asia Oriental no termina rápidamente, es de esperar que se amplíe.

-Estados Unidos y sus aliados deberían replantearse la planificación de una agresión por parte de la RPC o Corea del Norte como el inicio de una campaña en el Indo-Pacífico que también requiere disuadir -y potencialmente derrotar- al otro posible adversario.

-Estados Unidos y Corea del Sur deberían centrarse en una prioridad más amplia: proteger a Corea del Sur de las agresiones, incluyendo la disuasión de las agresiones de la RPC y de Corea del Norte.

-El gobierno de Estados Unidos y las instituciones no gubernamentales deberían patrocinar estudios y juegos de guerra sobre las posibles condiciones y factores que podrían provocar que un conflicto entre Estados Unidos y la RPC por Taiwán se extendiera a Corea.

Recomendaciones políticas para la conclusión clave nº 2: El riesgo de que una guerra en Asia Oriental se convierta en nuclear está aumentando, ya que la RPC y Corea del Norte tienen cada vez más incentivos y capacidades para realizar ataques nucleares limitados.

-La comunidad de defensa estadounidense debería dirigir y patrocinar análisis y estudios por parte de la comunidad de inteligencia y entidades analíticas externas para rastrear e identificar señales de las crecientes capacidades y potencial de Corea del Norte para un primer uso nuclear limitado, así como señales de que la RPC podría avanzar por este camino.

-En colaboración con sus aliados, Estados Unidos debería perfeccionar y ampliar las políticas declaratorias para enfatizar que Estados Unidos y sus aliados no se verán divididos por un ataque nuclear limitado. Esto debería incluir la contextualización de la declaración estadounidense de que “no existe ningún escenario en el que el régimen de Kim [Jong-Un] pueda emplear armas nucleares y sobrevivir.

-En coordinación con los aliados y socios de Estados Unidos en Asia Oriental, los planificadores militares estadounidenses deberían ampliar sus esfuerzos para garantizar la preparación para luchar y ganar incluso si se enfrentan a ataques nucleares limitados, y para comunicar claramente esta preparación tanto a adversarios como a aliados. Para preservar un abanico de opciones de respuesta militar distintas a la represalia nuclear, debe prepararse el escenario para evitar dar la impresión de que cualquier respuesta que no sea un contraataque nuclear inmediato indicaría debilidad o vacilación.

-Estados Unidos debería liderar los esfuerzos interagenciales para explorar y preparar las opciones de respuesta, mitigación de riesgos y disuasión de un ataque nuclear limitado por parte de la RPC o Corea del Norte, incluyendo estudios, talleres y simulacros, tanto a nivel clasificado como no clasificado. Este análisis debería incluir la evaluación de los pros y los contras de una serie de posibles opciones para aumentar y señalar la preparación para emplear armas nucleares tácticas estadounidenses en respuesta a un ataque nuclear limitado, si la situación lo requiere -hasta e incluyendo las posibles ramificaciones de la reintroducción de armas nucleares tácticas estadounidenses en la región o en la propia Península de Corea.

Recomendaciones políticas para la conclusión clave nº 3: Estados Unidos y sus aliados en el Indo-Pacífico no están situados para librar una guerra nuclear limitada en dos frentes en Asia Oriental; la RPC podría estarlo pronto.

-Estados Unidos debería emprender una reevaluación exhaustiva de sus relaciones C2 y su postura en Asia Oriental en el contexto de la evolución de las amenazas nuclear, norcoreana y de la RPC, para identificar las relaciones C2 apropiadas en caso de conflictos simultáneos con Corea del Norte y la RPC, así como las mejores disposiciones C2 para respuestas nucleares tácticas a nivel de teatro, si fuera necesario.

-Los planificadores militares y de defensa estadounidenses deberían garantizar que Estados Unidos dispone de opciones eficaces, oportunas y creíbles para sus propios ataques nucleares limitados en respuesta a un ataque nuclear limitado, además de sólidas opciones no nucleares. Las capacidades nucleares relevantes deben contar con recursos, formación, personal, equipamiento y apoyo, al tiempo que se permite que los mensajes disipen cualquier percepción entre adversarios y amigos de que existe una laguna en la capacidad estadounidense que podría ser explotada mediante un ataque nuclear limitado.

-La comunidad de defensa de Estados Unidos debería ampliar su presencia avanzada en Corea del Sur y Japón, y sus interacciones con Taiwán, para ayudar a garantizar que los aliados y socios clave de Estados Unidos estén intelectual y operativamente mejor preparados para un conflicto con la RPC y/o Corea del Norte que implique un ataque nuclear limitado por parte de cualquiera de ellos o de ambos.

Recomendaciones políticas para la conclusión clave nº 4: Sin embargo, si estalla el conflicto, Estados Unidos tiene opciones para gestionar la escalada.

-A través de una serie de mandos, el ejército estadounidense debería emprender esfuerzos para aplicar y operacionalizar un mayor enfoque en enfoques de disuasión integrada para la disuasión intraconflicto, en lugar de sólo la disuasión de conflictos en general.

-Estados Unidos y sus aliados deberían buscar más contribuciones multilaterales (como la inclusión de Australia, Reino Unido o Canadá) de rotación de aeronaves y patrullas marítimas, y la participación en ejercicios para reforzar el compromiso internacional y las contribuciones a la disuasión de la agresión tanto de Corea del Norte como de la RPC.

-El gobierno de EE.UU. debería continuar el estudio, desarrollo y ejecución de enfoques para perseguir la “disuasión de sub-régimen” dentro de la RPC y Corea del Norte como parte de la estrategia de disuasión integrada de EE.UU., incluyendo la influencia selectiva de actores de nivel medio, para retrasar o prevenir la ejecución de movimientos de escalada, en particular el ataque nuclear limitado.

Recomendaciones políticas para la conclusión clave nº 5: Los prejuicios de las instituciones estadounidenses y aliadas están impidiendo su comprensión de cómo podría escalar un conflicto en Asia Oriental y sus preparativos para gestionar dicha escalada.

-Estados Unidos y los analistas aliados deberían desarrollar nuevas evaluaciones de la probabilidad y los indicadores potenciales de conflictos simultáneos con la RPC y Corea del Norte, así como de un ataque nuclear limitado por parte de Beijing o Pyongyang. Para ello deberían utilizar técnicas analíticas estructuradas, como la comprobación de supuestos clave, para identificar y superar los sesgos.

-Los líderes de Estados Unidos y sus aliados deberían establecer orientaciones en el sentido de que los riesgos de conflictos simultáneos con la RPC y Corea del Norte, así como de un ataque nuclear limitado por parte de cualquiera de ellas, tienen implicaciones tan clave que la planificación y los ejercicios militares deberían considerar y abordar estas posibilidades, aunque no se utilicen como “línea de base”.

-Estados Unidos y sus aliados deberían crear grupos de trabajo transversales a diversos mandos militares para abordar la preparación ante conflictos simultáneos y ataques nucleares limitados.

-Los responsables políticos y analistas estadounidenses deberían liderar los esfuerzos para garantizar que sus homólogos aliados se comprometen con la posibilidad de conflictos simultáneos y ataques nucleares limitados del adversario mediante la inclusión repetida de estas posibilidades en los escenarios de los ejercicios y las agendas de diálogo.

*Markus Garlauskas es el director de la nueva Iniciativa de Seguridad Indo-Pacífica del Centro Scowcroft para la Estrategia y la Seguridad, que sustituye a la antigua Iniciativa de Seguridad para Asia. Dirige los esfuerzos de esta nueva iniciativa centrada en la seguridad, la prosperidad y la libertad en la región Indo-Pacífica. Dirigió proyectos centrados en cuestiones de disuasión y defensa en Asia Oriental como investigador principal no residente desde agosto de 2020 hasta que asumió sus funciones como director en enero de 2023. Sirvió en el gobierno estadounidense durante casi veinte años.

Fuente: Infobae – informe fue originalmente publicado por The Atlantic Council
ra

COMPARTIR ESTA NOTICIA

Facebook
Twitter

FACEBOOK

TWITTER


Warning: Undefined array key "feed_track" in /home/kchfm/public_html/wp-content/plugins/ultimate-twitter-feeds/includes/classes/Utfeed.php on line 61