¿Cómo cambiar la percepción ciudadana de que Ecuador es un país inseguro?

Un trabajo coordinado entre instituciones gubernamentales y locales, dotar de logística adecuada a la Policía y políticas a largo plazo podrían ser estrategias para mejorar la seguridad en el país.

Según una encuesta de la consultora CID Gallup, Ecuador es el país de América Latina donde sus ciudadanos se sienten más inseguros en las calles por las noches.

Un 64 % de los encuestados respondieron no sentirse seguros, mientras que el 35 % contestó que sí.

Para el coronel (s. p.) Carlos Blanco, quien se desempeñó como director nacional de Seguridad Pública de la Policía Nacional y es asesor de seguridad, Ecuador es uno de los países más seguros si se lo compara con Venezuela, Colombia, Perú, Brasil y Argentina.

Añadió que, a excepción de El Salvador, donde se ataca a pandillas criminales, en los demás países de Centroamérica hay mucha violencia.

La escalada de violencia de pandillas, narcotráfico y disturbios civiles incide en estas respuestas, indicó la consultora.

Para Carolina Andrade, analista en temas de seguridad e inteligencia, la encuesta mide la percepción ciudadana de su nivel de seguridad, pero va bastante de la mano de lo que ha sucedido.

Se refirió a que el 2022 terminó con 25,6 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, lo que fue un nivel récord y coloca al país al mismo nivel de Colombia y México, con lo que se ubica entre los ocho países más violentos de América Latina.

Agregó que durante los primeros 20 días de enero del 2023 no se ve que haya un cambio de tendencia de esta tasa de homicidios.

De hecho, precisó que en la Zona 8, que la integran Guayaquil, Durán y Samborondón, casi se ha duplicado el número de homicidios que hubo en 2022.

Andrade indicó que, si la ciudadanía estuviera observando que se está tomando alguna decisión contundente sobre violencia e inseguridad, el nivel de percepción no sería tan elevado.

“Tiene que restringir su movilidad a ciertas horas de la noche, lo cual genera un impacto en las actividades comerciales, turísticas de las diferentes ciudades. Existe una especie de hasta autoconfinamiento de cierta parte de la población, que sabe que al salir a esas horas puede su vida, su integridad verse comprometida”, dijo Andrade.

Además, no se ha visto que los anuncios de recursos se hayan traducido en equipamiento básico de la Policía.

El Gobierno de Guillermo Lasso lleva adelante un proyecto para incorporar 30.000 policías hasta el 2025 y pasar de 50.000 a 80.000 agentes.

El ministro del Interior, Juan Zapata, señaló que la entidad policial necesita aumentar la presencia en las calles del país y ajustarse a la norma técnica de que haya cuatro agentes por cada mil habitantes. Por el momento, hay aproximadamente tres policías por cada mil habitantes.

Blanco ve con buenos ojos que se incremente el número de agentes policiales, lo que debe ir acompañado de la logística, como vehículos, motocicletas, helicópteros, armamento y tecnología.

El experto agregó que los municipios pueden apoyar para que las tasas de seguridad se transformen en apoyo logístico, pero no que exista una Policía municipal.

Además, hacer coordinaciones para que haya iluminación necesaria, mantener parques de manera adecuada, limpios, sin maleza, y controlar espacios abandonados donde se refugian personas que hacen que haya desconfianza en la gente.

Andrade añadió que se observa permanentemente que en algunas provincias, como Guayas y Esmeraldas, hay una intensificación de la violencia, con el aparecimiento de cuerpos desmembrados, el hecho de que se generen atentados con el uso de explosivos e incluso la irrupción en centros de salud privados.

Eso, añadió, muestra que esta idea de que son temas focalizados entre organizaciones criminales se desborda cada vez más a espacios de la población civil, lo que influye en el nivel de percepción.

Otros elementos pueden ser disturbios civiles relacionados con violencia interpersonal y violencia intrafamiliar, como un aspecto de seguridad local motivado por el consumo de alcohol y estupefacientes.

Andrade sugirió tomar acciones preventivas y que se apliquen políticas de Estado y no de Gobiernos en la estrategia de seguridad. (I)

Fuente: El Universo

Más Noticias