Germán Cáceres del Salto cumplía guardia en la Escuela Superior de Policía, en donde se desempeñaba como instructor. El 11 de septiembre de 2022 acudió al rancho San Vicente, ante el pedido de un oficial superior. En dicho lugar se encontró con su esposa, la abogada María Belén Bernal, quien fue acompañada de su hijo. No jugó fútbol, como estaba previsto, sino que vio el cotejo deportivo.

Al terminarse el encuentro deportivo, él acudió de regreso a la escuela policial para terminar su turno. En su retorno se comunicó con algunos cadetes, porque quería salir de la rutina. Tuvo un encuentro con la cadete Joselyn Sánchez. Luego fueron a una reunión con más cadetes. En ese lugar comieron y tomaron licor.

Después se fue a la escuela policial a bordo de su motocicleta para cumplir su turno. Un video difundido mientras comenzaba la investigación por la desaparición de la abogada Bernal confirmó que Cáceres llegó a ese lugar en la motocicleta, de la cual se cayó y se salvó de ser atropellado.

Dentro de su lugar de trabajo se encontró con la cadete nuevamente. Juntos ingresaron a una habitación; pero, mientras conversaba por teléfono con su esposa, ella lo alertó de que estaba llegando a buscarlo en la escuela policial. Por eso, envió a Joselyn a la habitación cercana.

Cáceres, en su versión, contó que inició una discusión, pues su esposa logró ver un chupón (hematoma). Sostuvo que fue agredido físicamente por su esposa. Ante esto, él la empujó contra la cama y le aplicó una llave con un brazo, mientras con el otro le tapaba la boca. Cuando él se dio cuenta, su esposa ya no tenía signos vitales: murió asfixiada.

Al siguiente día, el 12 de septiembre del 2022, Cáceres se presentó de manera normal a su trabajo. Luego regresó, tomó una ducha y descansó. El cuerpo de su esposa seguía en la cama. En la noche, tomó el cuerpo de María Belén, lo envolvió en una cobija y lo llevó desde el cuarto piso hasta su vehículo. Esto, según él, lo hizo completamente solo.

Sin ser revisado, salió de la escuela policial y se trasladó al cerro Casitagua, ubicado atrás de la escuela de formación. Cáceres afirmó que en el trayecto pensaba quitarse la vida; sin embargo, no lo hizo. Dijo que terminó enterrando el cuerpo de Bernal en esa montaña, con una pala que encontró en la misma escuela policial.

El cuerpo de María Belén fue encontrado el 21 de septiembre en el cerro Casitagua.

Cáceres, quien en su confesión manifestó que su matrimonio se había vuelto complicado, relató que el 13 de septiembre se presentó a una reunión de los generales de Policía en el Grupo de Intervención y Rescate (GIR). Luego empezaron las llamadas para preguntar sobre el paradero de María Belén Bernal; eso hizo que acudiera a denunciar la presunta desaparición de su esposa.

Desde ahí, la historia ya se conoció. Cáceres rindió su versión y fue retenido por ocho horas. Al salir, fugó hacia Colombia, en donde fue encontrado el 30 de diciembre de 2022. El 3 de enero de este 2023 fue trasladado a Ecuador y recluido en la cárcel La Roca, en Guayaquil, lugar en el que permanece hasta la actualidad y en donde confesó haber sido el autor del femicidio. (I)

Fuente: El Universo