Djokovic enciende las alarmas tras superar la segunda ronda en Melbourne

Novak Djokovic encendió una luz de alerta por su molestia en el tendón de la corva, a la cual calificó de «nada buena», después haber cosechado un nuevo triunfo en la segunda ronda del Abierto de Australia.

El nueve veces campeón en Melbourne Park necesitó tratamiento fuera de la cancha durante el segundo set y, superado ese inconveniente se impuso por 6-1, 6-7 (5-7), 6-2 y 6-0 sobre el francés Enzo Couacaud (191º) en 3 horas y 4 minutos de juego.

Igualmente, su rival galo también pareció jugar un tanto condicionado, debido a que se torció el tobillo desde el principio del encuentro y su continuidad estuvo en peligro. De todos modos, resistió y completó el exigente compromiso de cuatro parciales.

Consultado acerca de su dolor en el tendón de la corva izquierdo, el Nº 5 del ranking mundial advirtió ante los micrófonos de Eurosport: «No es nada bueno, para ser honesto. Lo tomo día a día. Fue mejor la sensación del último partido (primera ronda) que el de esta noche».

Por otro lado, Nole acude a una colaboración general, incluso sobrenatural, para poder sobrellevar esta dolencia en busca de su 10º Slam en territorio oceánico. «Realmente depende de Dios ayudarme, al fisioterapeuta y a todos. Espero poder recuperarme y estar listo para el próximo y difícil partido», comentó.

El búlgaro Grigor Dimitrov será el próximo rival del serbio de 35 años en la tercera fase y el historial favorece al balcánico con una marca de 9 ganados y 1 perdido.

(D)

Más Noticias