Murray consiguió la victoria número 50 de su carrera en Melbourne Park

Andy Murray disfrutó de una victoria histórica en la primera ronda del Abierto de Australia cuando derrotó a Matteo Berrettini en cinco sets para conseguir el triunfo número 50 de su carrera en Melbourne Park.

El número 66 del mundo, ex líder del ranking ATP, logró una victoria por 6-3, 6-3, 4-6, 6-7(7-9) y 7-6(10-6) contra el italiano, quien había llegado a semifinales el año pasado y sufrió su primera eliminación en primera ronda de un Grand Slam desde el Abierto de Australia del 2019.

Murray dijo que no esperaba sentirse perfecto para su próximo partido el jueves, dado el esfuerzo realizado durante las cuatro horas y 49 minutos en el Rod Laver Arena. Sin embargo, el jugador de 35 años, quien se enfrentará a Fabio Fognini o Thanasi Kokkinakis en la siguiente instancia, querrá volver a estar casi completamente sano para esa pelea.

El año pasado en Australia, Murray venció al sembrado número 21 Nikoloz Basilashvili en otra agotadora maratón de cinco sets en la primera ronda, antes de perder dócilmente ante el clasificado japonés Taro Daniel en su segundo partido.

Murray obtuvo su cuarta victoria en cinco sets en el Abierto de Australia. Las otras dos llegaron en semifinales, superando a Roger Federer en 2013 y a Milos Raonic tres años después. Perdió en la final posterior en ambas ocasiones ante Novak Djokovic.

El serbio venció a Murray en cuatro finales del Abierto de Australia, y Roger Federer también hundió al británico en el partido por el título del 2010, lo que significa que fue subcampeón cinco veces y nunca se llevó el trofeo.

«En los últimos años, ciertamente me he cuestionado a veces. Ciertamente hay muchas personas que me han cuestionado a mí y a mi capacidad, si aún podría actuar en los eventos más importantes y partidos más grandes. Me sentí muy orgulloso de mí mismo después del partido. Eso no es algo que generalmente haya sentido a lo largo de los años al final de los partidos de tenis. Estaba impresionado conmigo mismo, lo que de nuevo no es algo común. Por lo general, soy duro conmigo mismo», declaró el nacido en Glasgow, Escocia.

Por último, habló de su situación física: «Me sentiré así, esta noche y mañana, pero ahora mismo estoy increíblemente feliz, muy orgulloso de mí mismo. He trabajado mucho en los últimos meses con mi equipo que está aquí para darme la oportunidad de actuar en estadios como este y partidos como este, contra jugadores como Matteo, y valió la pena esta noche». (D)

Más Noticias