La Federación Internacional de Tenis (ITF) ha confirmado el cese del convenio que mantenía con la empresa Kosmos Tennis, propiedad de Gerard Piqué, para la organización del torneo Copa Davis.

Aunque era un contrato para 25 años, la renegociación no ha funcionado, pues no hubo acuerdo en la tarifa por edición, que inicialmente era de 40 millones.

Kosmos es una compañía radicada en Barcelona, fundada y presidida por Piqué, y respaldada por el empresario japonés Hiroshi Mikitani, fundador y CEO del grupo Rakuten Inc., y vinculado a varias otras organizaciones, entre las más conocidas el club de fútbol Vissel Kobe, la orquesta filarmónica de Tokio y la compañía de transporte Lyft.

La ITF confirma que su contrato con Kosmos Tennis para la Copa Davis está terminando. Hemos asegurado contingencias financieras y, como custodios de la competencia, operaremos las eliminatorias y finales de 2023, como estaba previsto, con los octavos de final que tendrán lugar en Málaga (España) este 8 de noviembre”, expresó la federación.

El acuerdo de 2018 con Kosmos fue un negocio “fuerte”, que incrementó la participación, premios monetarios e interés en la Copa Davis, y dejó fondos para el desarrollo global del deporte, aseguró la ITF, que justificó así estos cinco años de cooperación, pero no dio más detalles sobre su separación de la empresa española.

Sin embargo, medios deportivos especializados, como el portal francés L’Équipe, dicen que este es el fin de una “caída” que había empezado en agosto de 2018, y que había sumido a la Davis en el anonimato. (E)