Países exigen pruebas negativas de Covid-19 a los viajeros chinos y Pekín promete contramedidas

Con la relajación de las políticas ‘cero covid’ y el levantamiento de algunas restricciones en medio de las protestas masivas por los confinamientos, en China se disparó la cantidad de los casos de coronavirus, con un 18 % de la población contagiándose en los primeros 20 días de diciembre, según fuentes de Bloomberg.

Ante las preocupaciones por la situación epidemiológica en el país asiático y temores por nuevas olas de covid-19, una serie de naciones impusieron restricciones para las personas procedentes de China, y han empezado a exigir pruebas negativas a los viajeros.

Estados Unidos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. anunciaron el pasado miércoles que a partir del 5 de enero todos los pasajeros de avión procedentes de China y sus regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao deberán contar con una prueba negativa, ya sea PCR o de antígenos, realizada máximo dos días antes del vuelo, o con un documento que certifique su recuperación de la enfermedad.

El requisito se aplicará a todos —independientemente de su nacionalidad y de si están vacunados o no— los que estuvieron en China durante 10 días previos a la fecha del vuelo rumbo a EE.UU., incluso si los pasajeros viajan a través de terceros países o solo hacen escala de tránsito en el país norteamericano para dirigirse a otros destinos.

Reino Unido

El Departamento de Salud británico no se quedó atrás y el pasado viernes también decretó que a partir del 5 de enero se exigirán pruebas negativas de covid-19 a los que viajen a Inglaterra en vuelos directos desde la China continental. Además, desde el 8 de enero, los pasajeros provenientes de China también serán sometidos aleatoriamente a pruebas de coronavirus a la llegada.

España e Italia

España exigirá el pasaporte de vacunación del coronavirus o una prueba negativa a los pasajeros que lleguen desde China, anunció el pasado viernes la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

Por su parte, las autoridades sanitarias italianas realizarán pruebas de antígenos a todos los viajeros que lleguen desde China y planean secuenciar cada muestra. En el aeropuerto principal de Milán, Malpensa, ya empezaron a someter a pruebas a los procedentes de Pekín y Shanghái.

Canadá, Australia, Corea del Sur

Los que se dirijan desde China a Canadá, Australia o Corea del Sur también deberán presentar a partir del 5 de enero las pruebas negativas.

Corea del Sur, además, ya implementó pruebas obligatorias PCR a la llegada para todos los procedentes desde China a partir de este lunes. También restringió la concesión de visados a corto plazo para los ciudadanos chinos, excepto diplomáticos, funcionarios públicos y personas que viajen con fines humanitarios o por negocios esenciales, aunque esa medida entrará en vigor plenamente hasta finales de este mes.

India

La India empezó a realizar pruebas aleatorias de covid-19 a los pasajeros de vuelos internacionales ya a finales de diciembre por el aumento de contagios en la vecina China.

A partir del 1 de enero, las pruebas PCR previas al viaje son obligatorias para los que se dirigen al país no solo desde Hong Kong y el resto de China, sino también desde Japón, Corea del Sur, Singapur y Tailandia.

Francia

Contar con una prueba PCR o de antígeno negativa y realizada menos de 48 horas antes del embarque también será obligatorio para todos los viajeros procedentes de China que quieran ir a Francia a partir del 5 de enero. El país impone el uso obligatorio de las mascarillas para esos vuelos, incluso para los niños a partir de los 6 años.

Del mismo modo, cualquier persona que llegue desde el país asiático puede ser sometida a controles adicionales al arribar, que se llevan a cabo de forma aleatoria desde el 1 de enero. Las muestras positivas serán secuenciadas para determinar de qué variante se trata.

La primera ministra francesa, Elisabeth Born, defendió las medidas argumentando que están cumpliendo con su «papel» al insistir en la realización de las pruebas de covid-19 y «proteger a los franceses».

Japón

Las autoridades japonesas empezaron a someter a pruebas de covid-19 a la llegada a todos los viajeros que estuvieron en la China continental en los 7 días previos al ingreso en el país. Los que den positivo deberán permanecer en cuarentena por una semana, mientras que en los casos asintomáticos la cuarentena obligatoria se reduce a cinco días.

La exigencia de una prueba negativa antes del viaje ya estaba en vigor para todos los que van a Japón, desde cualquier país. Como alternativa, se puede presentar un certificado de vacunación válido, con tres dosis de las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Malasia

Malasia decidió examinar a todos los viajeros que lleguen al país desde el extranjero por si tienen fiebre y analizar las aguas residuales de los aviones procedentes de China para detectar la presencia de covid-19, según declaró la ministra de Salud, Zaliha Mustafa, en un comunicado el 30 de diciembre.

Entre los que planean analizar las aguas residuales de los aviones procedentes de China en busca de nuevas variantes del coronavirus también está Bélgica.

Marruecos

Marruecos implementó medidas más radicales y prohibió la entrada para todos los que procedan de China, independientemente de su nacionalidad, con el fin de «evitar una nueva ola de contagios».

«Esta medida excepcional de ninguna manera afecta a la sincera amistad entre los dos pueblos, ni la cooperación estratégica entre los dos países», aseguró el Ministerio de Exteriores marroquí en un comunicado del 31 de diciembre.

China tacha de «inaceptables» las restricciones

Ante la imposición de las restricciones para los viajeros desde China, el Ministerio de Exteriores del país asiático ha calificado «algunas de estas medidas» como «desproporcionadas y sencillamente inaceptables», sin especificar qué pasos de otros gobiernos exactamente considera inapropiados, teniendo en cuenta el auge de los casos de covid-19 en el territorio nacional.

«No creemos que las medidas de restricción para la entrada que algunos países han adoptado contra China tengan base científica«, declaró este martes en rueda de prensa la portavoz ministerial Mao Ning.

«Rechazamos firmemente el uso de las medidas anticovid con fines políticos y tomaremos las medidas correspondientes en respuesta a las distintas situaciones sobre la base del principio de reciprocidad», aseveró.

OMS exige transparencia a Pekín

La Organización Mundial de la Salud (OMS) instó a las autoridades chinas a compartir los datos en tiempo real sobre la situación epidemiológica, incluyendo la información sobre la secuenciación genética y el número de hospitalizaciones y muertes.

Durante la reunión de alto nivel con los funcionarios chinos en materia de salud el pasado viernes, el ente internacional pidió reforzar «la secuenciación vírica, el manejo clínico y la evaluación de los efectos, y manifestó su voluntad de prestar apoyo en esos ámbitos» a la nación asiática. También invitó a los científicos chinos a participar en la reunión de este martes del grupo técnico para evaluar la evolución del coronavirus. (I)

RT.

Más Noticias